La líder demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, reúne a sus tropas este martes con miras a la transmisión al Senado de la acusación contra Donald Trump, lo que indica el inminente comienzo del juicio de destitución contra el presidente estadounidense.

La congresista por California comenzó en la mañana a reunirse a puerta cerrada con los miembros de su mayoría para fijar las modalidades y el calendario de este histórico procedimiento.

Según medios estadounidenses, que citan fuentes dentro del partido, Pelosi dijo a los congresistas que se realizaría una votación el miércoles en sesión plenaria para formalizar el envío al Senado de los cargos presentados contra el presidente republicano.

La resolución también debería definir qué miembros de la Cámara desempeñarán el papel de fiscales durante el juicio del presidente republicano, acusado de haber abusado de su cargo para convencer a Ucrania de desprestigiar a uno de sus rivales y luego haber obstruido la investigación del Congreso.

Una vez que se adopte esta resolución nada impedirá la apertura del juicio al presidente, el tercero en pasar por este proceso en la historia de Estados Unidos.

El líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, quien no oculta su intención de hacer que el inquilino de la Casa Blanca sea absuelto, dijo estar listo para actuar rápidamente una vez la Cámara de Representantes le pase el testigo.

“La Cámara ha hecho suficiente daño, el Senado está listo para asumir sus responsabilidades”, dijo el lunes en la cámara alta.

Según las reglas del Senado, juicio comenzará cuando el equipo de fiscales de la Cámara cruce los pasillos del Capitolio para unirse al Senado y leer los cargos contra Trump.

Posteriormente, el presidente de la Corte Suprema de EEUU, John Roberts, constitucionalmente responsable de supervisar los debates, jurará ser “imparcial” ante los cien senadores, a la vez jueces y jurados del proceso.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar