San Pablo, Brasil. Agencias.

Al menos nueve personas murieron pisoteadas y otras dos resultaron heridas en una fiesta popular, en una favela de San Pablo, tras una salvaje incursión policial, informaron autoridades estatales.

Según la versión oficial, la avalancha se produjo después de que los agentes se adentraran en la fiesta en busca de dos sospechosos que se habían escondido entre la multitud, tras disparar contra los uniformados durante una persecución. La policía asegura que en ese momento fue recibida con botellazos y piedras y respondió lanzando gas lacrimógeno y balas de goma para preservar la seguridad de los agentes. Pero la versión oficial contrasta con la de Carlos, propietario de un bar en la calle Ernest Renan y quien estaba presente cuando la confusión se apoderó de la fiesta.

“La policía no perseguía a nadie. Su versión es mentira. Y los jóvenes no fueron pisoteados, a algunos los mató la policía”, asegura a Efe a las puertas de su negocio, cuya facturación depende en gran parte del “baile funk” que de jueves a domingo abarrota esta estrecha vía de Paraisópolis.