Brasilia, Brasil. AFP.

Decenas de miles de mujeres participa­ron en Brasilia de la tradicional “Marcha de las Margaritas”, convertida este año en un acto contra el presi­dente Jair Bolsonaro y a favor de la liberación del ex man­datario Luiz Inácio Lula da Silva.

La “Marcha de las Mar­garitas” se celebra cada cua­tro años con una agenda de defensa del campo y de reivin­dicación de los derechos de las mujeres, en un país muy afec­tado por la violencia domés­tica. Este año, se convirtió en un grito de denuncia contra el gobierno por sus políticas de flexibilización de agrotóxicos y por los proyectos de Bolso­naro de abrir tierras indíge­nas o zonas protegidas a la explotación minera.

Muchas indígenas, que habían participado el martes de una marcha para denun­ciar la agenda de Bolsonaro en sus tierras, se sumaron a la procesión de las campesinas.

La columna recorrió la Expla­nada de los Ministerios hasta las cercanías del palacio pre­sidencial de Planalto, con pancartas en defensa de “la soberanía popular” y por un Brasil “libre de violencia” y coreando “Lula libre”, en reclamo de la liberación del ex mandatario de izquierda (2003-2010), que desde abril de 2018 purga 8 años y diez meses de cárcel por cargos de corrupción que él niega.

La mayoría de las partici­pantes cargaba flores y ves­tía sombreros de paja y ropas moradas, color símbolo de la manifestación. En sus aren­gas, calificaron a Bolsonaro de “misógino, racista y homo­fóbico”. “Vivimos tiempos difíciles con un gobierno que nos ataca de forma continua (...). Estamos perdiendo dere­chos conquistados con mucha lucha”, dijo a la AFP Juliana Joucoski, una profesora de 43 años de Curitiba (sur).