Washington, Estados Unidos. AFP.

Yazmín Juárez, una guatemalteca que en el 2018 perdió a su hija tras estar confinada en un centro para inmigrantes en Estados Unidos, denunció este miércoles en el Congreso estadounidense la “crueldad” de los recintos de detención y contó que vio morir a la niña “lenta y dolorosamente”.

En un momento en que el debate sobre las condiciones que sufren los migrantes en los centros de detención agita la política interna de Estados Unidos, la Comisión por los Derechos Civiles de la Cámara de Representantes organizó una audiencia titulada “Los niños en jaulas” con Juárez como testigo.

“Si hoy puedo hacer un cambio, si puedo hacer la diferencia de contarles qué es lo que está pasando con las detenciones en ICE (el Servicio de Inmigración), la crueldad, el corazón que ellos tienen en tratar a los niños, es sumamente injusto”, denunció en llanto Juárez durante una rueda de prensa previa a la audiencia. Hablando en español, la mujer contó que llegó a Estados Unidos porque temía por su vida en Guatemala y que después de cruzar la frontera hizo una petición de asilo. Estuvo detenida en un centro en el que le negaron la atención médica que su hija de 19 meses requería, luego de enfermarse por estar en una “jaula fría”.

“Cuando ICE finalmente nos soltó llevé a Mariee inmediatamente al médico”, contó la madre, que dijo que para entonces era demasiado tarde y que su hija murió seis semanas después. Ante la comisión, Juárez dijo que “el mundo debe saber lo que está sucediendo con tantos niños”.

“Vi morir a mi niña lenta y dolorosamente unos meses antes de su segundo cumpleaños”, contó la mujer que relató