San Pablo, Brasil. AFP.

Los mercados brasileños viven días de euforia con sucesivos récords bursátiles y el fortalecimiento del real, alentados, según analistas, por el avance de la reforma de las jubilaciones y las expectativas de baja de las tasas en EEUU.

El índice Ibovespa de la Bolsa de San Pablo, que el 19 de junio cerró por primera vez por encima de los 100.000 puntos, superó los 106.000 puntos y hacia las 14:20 locales (17:20 GMT) llegaba a 106.526 puntos, con alza de 1,91% respecto al cierre del lunes (el martes fue feriado en San Pablo). En lo que va del mes, las ganancias del Ibovespa superan 5% y acumulan desde enero, cuando el presidente Jair Bolsonaro llegó al poder, un alza de más 21%.

El ascenso, sin embargo, estuvo marcado por vaivenes de expectativas de inversores sobre posibilidades de que el ex militar de ultraderecha aplique el programa de ajustes prometido durante su campaña.

A mediados de mayo, el Ibovespa había perdido prácticamente todos sus avances del año, en un marco de polémicas internas del gobierno y de protestas estudiantiles contra los recortes.

El dólar se negociaba por su lado este miércoles a 3,754 reales, frente a 3,808 al cierre del lunes. Desde mediados de mayo, cuando había tocado los 4,10 reales, la divisa brasileña se valoró más de 9%.

“Parte de este ‘optimismo’ se debe al avance positivo de la reforma de las jubilaciones y parte a la expectativa del discurso (del presidente de la Fed, Jerome) de Powell en la Cámara de Representantes sobre la tendencia de las tasas de interés en EEUU”, indicó Alex Agostini, de la consultora Austin Rating.

“Muchos piensan que (Powell) tendrá un discurso ‘dovish’ (blando) y eso alimenta la expectativa de un recorte de las tasas”, añadió.