Washington, Estados Unidos | AFP

Los últimos cuatro activistas pro Nicolás Maduro que permanecían en la embajada de Venezuela en Washington fueron desalojados este jueves por la policía, poniendo punto final a un inédito conflicto de semanas por la ocupación de la sede diplomática.

Desde hace más de un mes y con la anuencia del gobierno de Nicolás Maduro, un grupo de activistas estadounidenses dormían en el edificio para impedir la entrada de la delegación del líder opositor venezolano, Juan Guaidó, reconocido por Estados Unidos como presidente interino.

“Varios oficiales del orden entraron en la embajada”, dijo a la prensa la representante de los activistas, Mara Verheyden-Hilliard, abogada de la Asociación para la Justicia Civil, que confirmó que los cuatro militantes que quedaban en el recinto fueron arrestados.

Todo el perímetro de la embajada estaba acordonado y un furgón negro de la policía impidió ver el momento en que los activistas fueron introducidos en los vehículos de la policía.

El gobierno de Maduro, que rompió relaciones diplomáticas con EEUU, calificó el desalojo como un acto de soberbia y dijo que el gobierno del presidente estadounidense, Donald Trump, viola el derecho internacional.

“Una vez más la Administración Trump demuestra que le duele la verdad y reacciona con soberbia violando el Derecho Internacional”, tuiteó el canciller venezolano, Jorge Arreaza. Carlos Vecchio, representante de Guaidó en Estados Unidos anunció por Twitter la “liberación”. “La liberación de nuestra embajada fue gracias a la lucha de diáspora venezolana. Con sacrificio se mantuvo a las afueras contra todas las adversidades”, escribió Vecchio en Twitter.