San Pablo, Brasil | AFP

La justicia brasileña levantó el secreto fis­cal y bancario del sena­dor Flavio Bolsonaro, quien en respuesta rechazó sospe­chas de presuntos movimien­tos financieros ilícitos y las atribuyó a “maniobras” para debilitar al gobierno de su padre, el presidente de ultra­derecha Jair Bolsonaro.

La decisión judicial, que data del 24 de abril, fue reve­lada este lunes por el diario O Globo. La orden de rup­tura del secreto, según el impreso, abarca también al ex chofer del senador, Fabri­cio Queiroz, su expías, la esposa de Flavio Bolso­naro, una empresa de la pareja, más de 80 ex funcio­narios del antiguo gabinete del senador, sus familiares y empresas, y otros empre­sarios del área inmobiliaria supuestamente relaciona­dos con el político.

En el caso de Bolsonaro, la medida, precisó O Globo, comprende el período 2007-2018, cuando el político era diputado de Rio de Janeiro.

En un comunicado, el sena­dor Bolsonaro dijo que el secreto bancario de sus cuen­tas ya había sido roto “ilegal­mente, sin autorización judi­cial” y que sus informaciones detalladas bancarias habían sido divulgadas. “Sólo ahora intentan una maniobra para calentar informaciones ilíci­tas que ya poseen hace varios meses”, apunta el texto.

“La verdad prevalecerá, puesto que no he hecho nada errado y no consegui­rán usarme para golpear al gobierno de Jair Bolsonaro”, agregó.

El abogado de Queiroz, Paulo Klein, respondió a su vez a O Globo que el secreto banca­rio de su cliente “ya había sido levantado y expuesto por todos los medios de comunicación, siendo ape­nas un mero intento de dar apariencia de legalidad a un acto que fue practicado de forma ilegal”.

Entre los ex funciona­rios que fueron incluidos en la medida se encuen­tran la mamá y la hermana de Adriano Magalhaes da Nobrega, señalado por la Fiscalía de Río de Janeiro como figura importante de un grupo de milicias sospe­choso de haber participado en el asesinato de la concejal Marielle Franco en el 2018, dijo O Globo.