Autoridades de Nueva Zelanda definieron al episodio de ayer como un ataque terrorista el que se registró en dos mez­quitas ubicadas en la ciudad de Christchurch, la mayor ciudad del sur de ese país.

En las mezquitas atacadas se congregan entre 300 y 500 personas, afirmaron miem­bros de la comunidad musul­mana. El atentado ocurrió durante la sesión vesper­tina de oraciones, informa­ron medios locales.

La Policía confirmó que se ha declarado alerta máxima en todo el país debido a los ata­ques y se ha recomendado a la población permanecer en sus casas. De momento, 41 per­sonas murieron en la mez­quita Al Noor, y otras siete en la mezquita de Linwood y una persona fue declarada muerta en un hospital tras ser asistida. Además se aten­dió a un total de 48 heridos.

Tras la masacre, las autori­dades de seguridad informa­ron sobre la detención de tres personas que serían las res­ponsables de los ataques; una de ellas tenía varias armas de grueso calibre. Se encontra­ron en la zona de los ataques dos artefactos explosivos que fueron ubicados en automó­viles que ya fueron desacti­vados.

El hombre que transmitió en vivo el ataque por Face­book fue identificado como Brenton Tarrant, un ciuda­dano australiano de 28 años, quien publicó los cargadores y las armas que utilizó en el ataque terrorista. Las armas tenían escritos y durante su irrupción en la mezquita el homicida escuchaba música.

“Por suerte, el tirador hizo su masacre dentro de la mezquita y no salió a la parte trasera. De lo contrario, me hubiera podido alcan­zar”, dijo Farid Ahmed, un sobreviviente de uno de los dos tiroteos. “El ambiente estaba muy tranquilo, cal­mado y silencioso, como suele ser: cuando el imán empieza a hablar todo el mundo se calla y se hace un silencio sepul­cral”. “Pero luego, de repente, comenzó el tiroteo”, le contó a la BBC. Ahmed cree que el atacante ingresó al edifi­cio por la entrada principal, ya que los primeros disparos que oyó provenían de la sala grande.

Son los días “más oscuros de Nueva Zelanda”, dijo la primera ministra del país, Jacinda Arden, tras el aten­tado terrorista de este viernes.