Caracas, Venezuela. AFP

El opositor Juan Guaidó, reconocido por medio centenar de países como presidente interino de Venezuela, advir­tió este domingo a los mili­tares que impedir la entrada de ayuda humanitaria los convierte en “casi genoci­das”, porque es “delito de lesa humanidad”.

“Esto tiene responsables y que lo sepa el régimen. Eso es delito de lesa humani­dad, señores de la Fuerza Armada”, declaró Guaidó a la prensa, tras asistir a una misa en Las Mercedes, este de Caracas, con su esposa Fabiana Rosales y su bebé de 20 meses.

Guaidó, jefe del Parlamento de mayoría opositora, ase­guró que los militares se convierten en “victima­rios” y “casi genocidas”, por “acción” cuando “asesinan” a jóvenes que protestan y “por omisión” cuando “no permi­ten la ayuda humanitaria”.

El líder opositor reiteró su llamado a una marcha el próximo martes, Día de la Juventud, en memoria de los fallecidos –unos 40 en dis­turbios desde el 21 de enero, según la ONU–, y para exigir que se permita el ingreso de la ayuda.

Medicinas y alimentos envia­dos por Estados Unidos per­manecen desde hace tres días en bodegas del centro de acopio instalado en Cúcuta, Colombia, cerca del puente fronterizo Tienditas, blo­queado por militares vene­zolanos con dos contenedo­res y una cisterna.

El presidente venezolano Nicolás Maduro sostiene que la “emergencia humanitaria” es “fabricada desde Washing­ton” para “intervenir” al país petrolero, califica de “show político” el despliegue de la ayuda y culpa de la escasez de alimentos y medicinas a san­ciones de Estados Unidos.

“Entiendo que el régimen se niegue a reconocer la crisis que ellos generaron. Pero los venezolanos estamos traba­jando muy duro para que cese la usurpación (de Maduro en el poder) y atender esta emer­gencia”, dijo Guaidó, ante un nutrido grupo de periodistas y seguidores.

DILEMA DE FFAA

Las Fuerzas Armadas, columna vertebral del gobierno, inició este domingo ejercicios militares, que se extenderán hasta el 15 de febrero en todo el país, a fin de “fortalecer la capacidad defensiva del terri­torio”, según la convocatoria.

“Lamento por lo que hacen pasar a nuestras Fuerzas Armadas. Depende de ustedes (...). Hemos colocado el dilema claramente, estamos dándole una orden: que permitan el ingreso de la ayuda humanitaria", dijo Guaidó, al referirse a las maniobras. Con ese “dilema” y la oferta de amnistía, el opositor, de 35 años, trata de quebrar el principal sostén de Maduro aunque la cúpula le ha reiterado “lealtad absoluta”.

Guaidó anunció que este fin de semana se inscribieron cientos de voluntarios para colaborar con el “complejo” proceso de entrada de la ayuda, y que pronto llegarán más cargamentos a centros de acopio en el vecino Brasil y en una isla caribeña.