Washington, Estados Unidos. AFP.

La Casa Blanca no des­cartó este domingo la eventualidad de un nuevo “shutdown” si no se llega a ningún acuerdo antes del 15 de febrero con los demócratas sobre la finan­ciación del muro que el presi­dente Donald Trump quiere construir en la frontera con México. “El ‘shutdown’ del gobierno todavía está teóri­camente sobre la mesa. No queremos llegar a ese punto, pero esta opción siempre está abierta para el presidente y lo seguirá estando”, declaró en la cadena Fox News el nuevo jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mul­vaney.

“Creo que las conversacio­nes están en punto muerto ahora mismo”, dijo por su parte Richard Shelby, presi­dente de la Comisión de Asig­naciones del Senado, también en la cadena Fox News, este domingo. La fecha límite para llegar a un acuerdo sobre la financiación de un muro con México era el viernes, lo que hace planear la duda sobre otro cierre parcial del gobierno tras el de 35 días que concluyó el pasado 25 de enero, el más largo de la his­toria del país.

Los legisladores de ambos partidos encargados de las negociaciones se manifes­taron optimistas el viernes. Pero Shelby advirtió este domingo: “El tiempo corre, pero estamos teniendo algu­nos problemas con los demó­cratas en torno el ICE”, dijo refiriéndose al Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos.

MITIN EN EL PASO

El presidente Trump celebra el lunes un mitin de campaña en El Paso (Texas), cerca de la frontera mexicana, donde hay convocada una manifes­tación antimuro al mismo tiempo. “Proponen muy poco dinero para el muro que nece­sitamos desesperadamente en la frontera”, tuiteó este domingo el mandatario.

Mulvaney mencionó además la posibilidad de recurrir a un procedimiento de urgencia excepcional para desbloquear los fondos necesarios para construir el muro. “Tomare­mos tanto dinero como se nos pueda dar, y entonces iremos legalmente a buscar dinero a otro lugar con el fin de asegu­rar esa frontera sur; (el muro) será construido con o sin el Congreso”, afirmó.

La Ley de Emergencia Nacio­nal (NEA, por sus siglas en inglés), aprobada en 1976, otorga al presidente la potes­tad de declarar una “emer­gencia nacional” que le concede poderes extraordi­narios, pero debe justificarlo con una razón específica.

PROCLAMAR LA “LEY MARCIAL”

Si así lo hace, el decreto le permite a la Casa Blanca pro­clamar la ley marcial, limitar libertades civiles, requisar privadas, movilizar a la Guar­dia Nacional y reclutar per­sonal militar, y restringir el comercio, las comunicacio­nes y las transacciones finan­cieras.

En caso de emergencia nacio­nal declarada, otra ley per­mite al presidente utilizar el presupuesto del ejército para “proyectos de construcción militares”. Pero es difícil que el muro entre en esta cate­goría.

El Congreso se ha negado a asignarle a Trump los 5.700 millones de dólares que quiere para el muro con el que pretende frenar la lle­gada de inmigrantes.