Santiago, Chile. AFP.

Miles de perso­nas marcharon el domingo en Chile a 45 años del golpe militar encabezado por Augusto Pinochet, exigiendo a gritos el fin de la impunidad tras la liberación de ex agentes de la dictadura encarcelados por violaciones a los derechos humanos.

Fotografías en blanco y negro con los rostros de asesinados y desaparecidos por la dicta­duraencabezaron esta tra­dicional marcha que año a año se dirige hacia el cemen­terio general de Santiago donde concluye a lospies de un memorial en el que se ins­cribieron los nombres delas víctimas de la cruenta dic­tadura que comenzó el 11 desetiembre de 1973.

Hace 45 años, fuerzas mili­tares a la cabeza de Pinochet bombardearon el palacio de La Moneda donde se suicidó el entonces presidente socia­lista Salvador Allende, con­sumándose un golpe militar que dio paso a una dictadura de 17 años que marcó a fuego a Chile, no solo por la violencia que desató sino también por la herencia política y econó­mica que dejó.

“Seguimos luchando por ver­dad y justicia”, indicaba uno de los enormes lienzos junto a las fotografías de los desa­parecidos que portaron fami­liares de las víctimas del régi­men que marcharon desde la Alameda, la principal arteria de la capital chilena, hasta el cementerio. Banderas rojas del Partido Comunista y gri­tos en contra dePinochet tam­bién acompañaron la marcha.

Luego de poco más de dos horas, la manifestación llegó al cementerio donde se pro­dujeron disturbios menores que fueron controlados por la Policía chilena.

“¡No a la impunidad! ¡No a la Impunidad!” fue el grito que se repitió entre la multitud, enardecida luego que en julio pasado la Corte Suprema chi­lena acogió el pedido de liber­tad provisional de siete ex agentes de la dictadura encar­celados por crímenes de lesa humanidad, entre ellos un ex coronel condenado por la muerte de tres ciudadanos uruguayos.

ACUSACIÓN CONTRA JUECES

Diputados de oposición presentaron la semana pasada una acusación constitucional contra los magis­trados que liberaron a los ex agentes, con el fin de determinar su responsabilidad política y revertir los fallos. Según el Poder Judicial, los ex agentes accedieron a la libertad condicional porque la legislación chilena no niega ese beneficio a condenados por crímenes de lesa humanidad.

La Comisión Interameri­cana de Derechos Humanos (CIDH) criticó los fallos y recordó que en casos de crímenes de lesa huma­nidad, recomienda a los tribunales abstenerse de suprimir sentencias. En Chile se ha hecho “una relati­vización evidente de los crímenes de exterminios, por lo tanto, el balance que podemos hacer en esta materia es mísero”, sostuvo la diputada Carmen Hertz.