Bruselas, Bélgica. AFP.

Más allá de la pre­sión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a sus aliados para un mayor gasto militar, la cumbre de la OTAN tam­bién adoptó una serie de deci­siones para proteger su flanco oriental, de su vecina Rusia, y su frente sur.

Nuevos centros de mando en Alemania y Estados Unidos, un plan “4x30”, una invitación a Macedonia... A continuación, las principales decisiones de sus aliados para reforzar la Alianza nacida hace casi 7 décadas.

REFORZAR LA ESTRUCTURA DE MANDO

Los aliados adoptaron estable­cer un centro de ciberoperacio­nes en Bélgica para garantizar el conocimiento de la situación y de la coordinación de la acti­vidad operativa de la Alianza en el ciberespacio. Además, la OTAN creará dos nuevos cen­tros de mando: uno en Norfolk (este de Estados Unidos), para asegurar las conexiones a tra­vés del Atlántico, y otro en Ulm (sur de Alemania) para acele­rar el movimiento de tropas en Europa.

4X30

La OTAN quiere ser capaz de reaccionar más rápidamente en situaciones de crisis. Bajo la presión de Estados Unidos, la Alianza Atlántica adoptó la ini­ciativa “30-30-30-30” o “4x30.

Este plan prevé que los alia­dos sean capaces de desplegar 30 batallones, 30 escuadrones aéreos y 30 buques de guerra, en un plazo de 30 días o menos.

MISIONES EN IRAK Y AFGANISTÁN

Tras la expulsión de la organi­zación yihadista Estado Islá­mico (EI) de Irak, la OTAN busca ampliar su misión de entrenamiento para la policía y el ejército iraquíes con unos 550 soldados y expertos. La Alianza reafirmó su compromiso con Afganistán con el fin de refor­zar el gobierno de Kabul ante los talibanes. Los mandatarios garantizaron la financiación de la misión Apoyo Decidido, que cuenta con más de 16.200 sol­dados, hasta 2024.