Trece personas fallecieron en los últimos días por “golpes de calor” en el departamento de Santa Cruz, fronterizo con Brasil, informó este lunes el gobierno boliviano en momentos en que las autoridades de meteorología reportaron temperaturas récords en el país. La ministra de Salud, María René Castro, dijo que se conoce sobre el deceso de 13 personas.

“Son personas que han fallecido por el golpe de calor”, aseguró la autoridad, aunque matizó que todas las víctimas sufrían alguna condición previa como diabetes o hipertensión arterial. En el “100 por ciento de los casos [se produjo] una deshidratación grave o de moderada a grave. Esa es la razón del fallecimiento de estas personas”, afirmó.

El estatal Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) informó este lunes, por separado, que, en al menos 15 ciudades del norte, este y sureste del país se registraron temperaturas récords de calor. Poblados de Santa Cruz estuvieron entre los 36 y 41 °C, según el Senamhi.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea más: Lluvias pusieron fin a los incendios récord en el Pantanal

Marisol Portugal, funcionaria de la entidad estatal de meteorología, puso como ejemplo el pico extremo de calor reportado en el poblado de Yacuiba -fronterizo con Argentina- donde el termómetro alcanzó 44,9 °C, rompiendo el récord de 1974, de 43 °C.

Junto con el calor, en los departamentos de Santa Cruz, Beni (noreste) y La Paz se registran fuertes humaredas por incendios forestales que aún no han sido controlados. Entre el domingo y el lunes los vuelos en el aeropuerto internacional de Viru-Viru que sirve a la ciudad de Santa Cruz de la Sierra sufrieron demoras o suspensiones.

Lea también: Milei se da plazo hasta 2025 para “destruir” la inflación

El ministro de Defensa, Edmundo Novillo, dijo en rueda de prensa que el gobierno está solicitando la cooperación internacional para apagar los incendios. La solicitud tuvo eco en el gobierno de Venezuela que desplegará en las próximas horas unos 30 bomberos especialistas.

El aumento de temperatura se agrava con la quema de bosques y pastizales, una práctica utilizada para ampliar la frontera agrícola. Las llamas han consumido este año -según el último reporte del Ministerio de Medio Ambiente- 2,9 millones de hectáreas, de las que 2 millones son matorrales y pastizales y 935.000 hectáreas, bosques.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario