Los habitantes de Sídney, la ciudad más poblada de Australia, desafiaron el cielo gris y la lluvia para salir este lunes a la calle tras casi cuatro meses de cierre por un brote de la variante delta del COVID-19. Los más de cinco millones de habitantes de Sídney pasaron 106 días de cierre para contener los contagios del coronavirus.

El levantamiento de restricciones fue posible por el declive en los contagios y el aumento de la vacunación, que alcanza a más de 70% de la población de más de 16 años. Cafés y restaurantes abrieron las puertas para los vacunados, mientras personas desgreñadas hacían fila frente a las peluquerías para cortarse el cabello.

Lea más: Más de un centenar de muertos y desaparecidos en un naufragio en el río Congo

“Hay un gran ambiente esta mañana”, comentó Hannah Simmons, propietaria del Gordon’s Café en el distrito playero de Clovelly, quien pudo mantener su negocio en pie con ventas de comida a domicilio. Afuera del café, el constructor Nick James comentó que “sería mejor que estuviera un poco más asoleado, pero qué le vamos a hacer”.

Para muchos, el fin del cierre fue una oportunidad para ir a las tiendas. A medianoche, cientos de personas acudieron a la tienda de descuentos Kmart, y las imágenes en redes sociales mostraron largas filas en el interior. Desde junio, tiendas, escuelas, salones y oficinas estuvieron cerrados para trabajadores no esenciales, con restricciones sin precedentes a las libertades individuales.

Lea más: Sputnik V: ¿Dará luz verde la OMS a esta vacuna?

Se aplicaron restricciones a todo, desde desplazamientos a más de cinco km de la casa, visitar familiares, practicar deportes, acudir a supermercados y asistir a funerales. “Pocos países han tomado medidas tan severas o extremas ante el COVID como Australia”, señaló a AFP Tim Soutphommasane, un académico y excomisario de discriminación racial del país.

Habrá límites sobre las aglomeraciones, mientras que las fronteras internacionales y escuelas seguirán sin abrir totalmente durante algunas semanas. Australia había logrado contener los contagios del coronavirus mediante el cierre fronterizo, confinamientos y una política agresiva de pruebas. Pero la variante delta echó abajo el sueño del “COVID cero”, sobre todo en las ciudades grandes de Sídney y Melbourne.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario