El gobierno de Argentina declaró el “Estado de Emergencia Hídrica” por 180 días para la región de la cuenca del río Paraná, ante la bajante extraordinaria, y dispuso que los organismos públicos adopten medidas para mitigar la situación.

A través de un decreto del Ejecutivo, publicado este lunes, se establece esta emergencia para la zona que afecta a las provincias de Formosa, Chaco, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos, Misiones y Buenos Aires, sobre las márgenes de los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú.

Lea más: De la radio a los escenarios

Dos semanas atrás, el presidente paraguayo Mario Abdo Benítez había declarado el estado de emergencia para la navegación en los ríos Paraná, Paraguay y Apa, mediante la promulgación de la Ley N° 6.767; que estipula que, para el dragado, el Poder Ejecutivo podrá disponer de hasta G. 147.000 millones de la resignación de los saldos no comprometidos de los préstamos vigentes y de las colocaciones de título de deuda del tesoro público.

Por su parte, el 16 de julio pasado, el jefe de Gabinete de Ministros de Argentina, Santiago Cafiero, tras una reunión del comité de crisis permanente por la bajante histórica del Paraná, anunció un Fondo de Emergencia Hídrica de 1.000 millones de pesos, para la asistencia de las provincias y localidades afectadas.

“Con la tendencia prevista, todo el tramo del río Paraná en territorio argentino alcanzaría niveles similares o peores que los registrados en 1944, el año más bajo del río en la historia desde 1884”, refiere un reporte del Instituto Nacional del Agua (INA) de Argentina.

Lea más: Harry anuncia su libro, “Beniffer” in love, las canas brillan en galas y Lady Gaga y Tony se despiden

“Lo que está pasando es típicamente un problema ambiental”, explicó el secretario de Control y Monitoreo Ambiental del Ministerio de Ambiente de Argentina, Sergio Federovisky, y agregó: “Es un problema multicausal donde intervienen varios elementos que confluyen”. En la misma dirección, advirtió que la intensa sequía del Paraná “es un evento extremo que tiene origen en el cambio climático y es acentuado por la desforestación en la cuenca y la reducción de los humedales”.

Por su parte, Florencia Gómez, secretaria de Política Ambiental en Recursos Naturales, expresó: “Lo que estamos haciendo es seguir muy de cerca la situación. Tengamos en cuenta que se trata de una bajante extraordinaria, porque no hubo otras de esta magnitud desde 1944 y 1971”. También amplió: “En ningún momento se habían producido bajantes de estas características que hubieran durado tanto tiempo. De hecho, llevamos unos 20 meses con esta situación”.

Dejanos tu comentario

17H

¿Qué acciones debe emprender Tributación para lograr una mayor formalización?

Click para votar