El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dijo que su gobierno analiza si puede restaurar el acceso a internet en Cuba, a la que consideró “un Estado fallido” y le ofreció vacunas anti-COVID, cuando las autoridades en la isla enfrentan históricas protestas antigubernamentales. También dejó claro que no prevé permitir el flujo de remesas a Cuba, que podría aliviar la presión económica que contribuyó a la ira generalizada.

En la isla caribeña, donde desde hace más de seis décadas rige un sistema de partido único, el del Partido Comunista de Cuba, miles de personas se volcaron el domingo a las calles de 40 ciudades y pueblos al grito de “¡Tenemos hambre!”, “¡Libertad” y “¡Abajo la dictadura!”.

Lea más: ¿Cómo funciona Instagram Live?

“Cuba es, lamentablemente, un Estado fallido que reprime a sus ciudadanos”, opinó Biden. El mandatario, para quien la promoción de los valores democráticos es una prioridad, dijo que Estados Unidos está analizando si puede restaurar internet en Cuba, que sufrió cortes tras las manifestaciones.

“Han cortado el acceso a internet. Estamos considerando si tenemos la capacidad tecnológica para restablecer ese acceso”, señaló durante una conferencia de prensa con la canciller alemana, Angela Merkel, de visita en Washington.

Una idea planteada por los expertos sería enviar globos con WiFi móvil, una medida tomada durante desastres naturales. Según periodistas de la AFP en La Habana, el servicio de internet móvil a través de 3G y 4G comenzó a restablecerse de manera inestable la mañana del miércoles. Pero se seguía sin acceso a Whatsapp, Facebook y Twitter, las únicas formas en que la mayoría de los cubanos pueden leer medios independientes.

Condena de la CIDH

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA) describió las protestas como “pacíficas” y condenó el jueves “la represión estatal y el uso de la fuerza” en contra de los manifestantes. Reportó al menos un fallecido y más de 150 personas detenidas o con paradero desconocido tras las manifestaciones.

Denunció además “bloqueos a aplicaciones móviles de mensajería instantánea y a plataformas de redes sociales”, así como “cortes intermitentes al servicio de internet móvil y un descenso del tráfico de internet hacia y desde Cuba”. El Estado cubano debe “abstenerse de efectuar interrupciones o bloqueos en la red”, dijo en un comunicado. Según La Habana, las protestas se deben a una campaña orquestada en Twitter desde Estados Unidos.

Vacunas y remesas

Los mítines, que parecen haber disminuido desde el domingo, son los más grandes desde la revolución que llevó a Fidel Castro al poder en 1959 y se producen cuando la isla atraviesa una marcada crisis económica y una fuerte alza de los casos de COVID-19.

“Tienen un problema de COVID en Cuba”, sostuvo Biden. Y agregó: “Estaría dispuesto a donar cantidades significativas de vacunas si, de hecho, me aseguraran que una organización internacional administraría estas vacunas y lo haría de tal manera que los ciudadanos promedio tuvieran acceso a estas vacunas”.

Lea más: Salud recuerda la importancia de otorgar permisos laborales para vacunación masiva

La oferta tiene lugar cuando, en medio de una escasez crónica de electricidad, alimentos y medicamentos, Cuba, que se jacta de su capacidad médica, se abocó a desarrollar sus propias vacunas anti-COVID. Unos 3,04 millones de personas (27% de la población) habían recibido al 10 de julio alguna dosis de las candidatas vacunales Abdala o Soberana, dijo el miércoles la Organización Panamericana de la Salud (OPS), al alertar sobre el incremento de los casos de COVID-19 en Cuba, “exponencial” en la turística provincia de Matanzas y donde ya fue detectada la variante Delta.

“Hay varias cosas que consideraríamos hacer para ayudar al pueblo cubano”, señaló Biden, “pero requerirían” una “garantía” de que “el gobierno no las aprovecharía” en su beneficio. Por eso el demócrata descartó por ahora volver a permitir el envío de dinero de cubano-estadoundienses a sus familiares, suspendido por su antecesor, el republicano Donald Trump. “No haría eso ahora porque es muy probable que el régimen confisque esas remesas o una gran parte de ellas”, afirmó Biden.

¿Revertir la política de Trump?

Como candidato, Biden se había mostrado afín a levantar las restricciones sobre las remesas, segunda fuente de divisas de Cuba después de la exportación de servicios médicos. Pero hasta ahora no ha revertido esa ni otras políticas de Trump, quien endureció el embargo económico que Estados Unidos aplica desde 1962 a Cuba para forzar un cambio de régimen.

Trump, que llegó al poder en el 2017, borró el acercamiento a la isla que había propiciado desde el 2015 el expresidente Barack Obama, de quien Biden fue vicepresidente. Pero incluso si Biden quisiera cambiar de rumbo, enfrentaría grandes obstáculos políticos.

Los demócratas controlan el Congreso por márgenes muy estrechos y el influyente senador Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores del Senado e hijo de cubanos, rompe con gran parte de su partido al defender una mano dura hacia La Habana. “Estamos estudiando los sucesos de esta semana y continuaremos revisándolos de cerca; nuestra respuesta política se ajustará en consecuencia”, dijo el jueves a periodistas un alto funcionario del gobierno de Biden.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar