Con la llegada del verano boreal y la temporada turística en Europea, los países de la UE han desplegado un enorme esfuerzo para permitir al menos en parte la llegada de viajeros de fuera del bloque para impulsar la actividad económica.

La normativa que fue adoptada el miércoles por los embajadores de los 27 países de la UE en Bruselas prevé sin embargo que a su llegada los turistas podrán ser sometidos a medidas adicionales, como pruebas de laboratorio o cuarentenas. Ante el estallido de la pandemia, la UE cerró sus fronteras exteriores en marzo de 2020 para viajes no esenciales, y mantiene una lista de países cuyos ciudadanos pueden ingresar al bloque europeo como turistas.

Leé también: La OMS declara el final de la segunda epidemia de ébola en Guinea

Para ser incluido en la lista de autorizados, un país debe haber registrado menos de 75 nuevos casos de COVID-19 por cada 100.000 habitantes en los 14 días previos a la toma de la decisión. En el caso de Estados Unidos, el Centro Europeo de Control de Enfermedades y Prevención estima que actualmente presenta 73,9 nuevos casos por cada 100.000 habitantes, justo por debajo del umbral adoptado.

Para permitir la circulación de los europeos dentro del espacio único, la UE también inició la implementación de un pase sanitario, que certifica que el portador ha sido plenamente vacunado, arrojó resultado negativo en un examen o ya es inmune por haber sido contaminado previamente. En una cumbre entre la UE y Estados Unidos mantuvo en Bruselas, las dos partes negociaron un mecanismo de reconocimiento mutuo de sus campañas de vacunación. En una declaración conjunta, la UE y EEUU anunciaron el martes el establecimiento de un Grupo de Trabajo de Expertos “para intercambiar información y conocimiento para retomar viajes de forma segura y sostenida”.

Te puede interesar: Ciudad de México regresa a alerta de alto riesgo por COVID-19

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar