El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, afirmó el jueves durante la cumbre de líderes mundiales sobre el clima organizada por Estados Unidos que el gigante sudamericano buscará la neutralidad de carbono para 2050, lo que supone un avance de una década respecto al objetivo anterior.

“Determiné que la neutralidad climática en Brasil se alcanzara hacia 2050. Por lo tanto, lo adelanto en diez años a lo previamente anunciado”, aseguró el mandatario. Bolsonaro también se comprometió a “eliminar la deforestación ilegal en Brasil en 2030”. La devastación de la Amazonía ha aumentado drásticamente desde que llegó al poder en enero de 2019.

Leé también: La UE adopta objetivo de reducir emisiones de carbono de “al menos” 55% para 2030

Bolsonaro pidió asimismo la “contribución de países, empresas, entidades y personas dispuestas a actuar de manera inmediata, real y constructiva en la solución de estos problemas”. En su discurso del jueves, el mandatario brasileño destacó la importancia del mercado de créditos de carbono, “crucial para financiar inversiones” en la lucha contra el cambio climático.

En una entrevista con la AFP, el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles, dijo la semana pasada que si Brasil recibe 1.000 millones de dólares de ayuda de la comunidad internacional podría reducir hasta en un 40% la deforestación ilegal de la selva amazónica.

“Brasil salió de esta cumbre como entró: desacreditado. Bolsonaro pasó la mitad de su discurso pidiendo dinero por conquistas ambientales anteriores, que su gobierno trata de destruir desde hace dos años”, reaccionó en Twitter Marcio Astrini, secretario ejecutivo del colectivo de oenegés Observatorio del Clima.

Críticas

El gobierno de Bolsonaro es blanco de fuertes críticas a nivel nacional e internacional por su política ambiental. Los ambientalistas están particularmente preocupados por los drásticos recortes en el presupuesto y el personal de las agencias de protección ambiental. En 2019 y 2020, la deforestación amazónica fue de 10.700 km2 y 9.800 km2 respectivamente, sus mayores niveles desde 2008, según datos oficiales. Los incendios forestales, tanto en la Amazonía como en el Pantanal, también alcanzaron niveles extremadamente preocupantes.

Bolsonaro ya se había comprometido a erradicar la deforestación ilegal antes de 2030, en una carta a Joe Biden la semana pasada. El enviado especial de Biden para la diplomacia climática, John Kerry, dio la bienvenida a este compromiso, pero pidió “medidas inmediatas y diálogo con las poblaciones indígenas y la sociedad civil para asegurar que este anuncio se traduzca en resultados concretos”.

Te puede interesar: Día Mundial de la Tierra: debatieron sobre sostenibilidad ambiental del suelo y cambio climático


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar