El presidente francés, Emmanuel Macron, reconoció el martes, “en nombre de Francia”, que el abogado y dirigente nacionalista argelino Ali Boumendjel fue “torturado y asesinado” por el ejército francés durante la guerra de Argelia en 1957, anunció el Elíseo, una muerte que en aquel entonces fue maquillada como suicidio.

El reconocimiento que el jefe del Estado anunció a los nietos de Ali Boumendjel, al recibirlos el martes, forma parte de los gestos de apaciguamiento que recomendó el historiador Benjamin Stora en su informe sobre la colonización y la guerra de Argelia, para tratar de reducir las tensiones en torno a la memoria de este sangriento conflicto que sigue socavando las relaciones entre los dos países.

“En el centro de la batalla de Argel, fue detenido por el ejército francés, llevado a lugar secreto, torturado y después asesinado el 23 de marzo de 1957”, señala el Elíseo en un comunicado. En 2000, “Paul Aussaresses (antiguo responsable de los servicios secretos en Argel) confesó que él mismo había ordenado a uno de sus subordinados matarlo y maquillar el crimen de suicidio”.

Lea también: Suman siete los estudiantes que mueren al caer del cuarto piso en universidad boliviana

“Hoy, el presidente de la República recibió en el Palacio del Elíseo a cuatro nietos de Ali Boumendjel para decirles, en nombre de Francia, lo que a Malika Boumendjel le hubiera gustado oír: Ali Boumendjel no se suicidó. Fue torturado y asesinado”, agrega la presidencia francesa.

Este gesto “no es un gesto aislado”, promete el presidente en el comunicado. “Ningún crimen, ninguna atrocidad perpetrada durante la guerra de Argelia se puede excusar ni ocultar”.

“Este trabajo será prolongado y profundizado durante los próximos meses, para que podamos avanzar hacia un apaciguamiento y la reconciliación”, concluye el comunicado, que aboga por “mirar la historia de frente, reconocer la verdad de los hechos” con el fin de “reconciliar las memorias”.

Mirá también: Diez rebeldes disidentes de las FARC mueren en bombardeo militar en Colombia

Y es que la generación de los nietos de Ali Boumendjel debe “poder construir su destino, lejos de dos atolladeros como son la amnesia y el resentimiento. Es por ellos, por la juventud francesa y argelina que necesitamos avanzar por la vía de la verdad, la única que puede conducir a la reconciliación de las memorias”, precisa el Elíseo.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario

11H

¿Está de acuerdo con que los gastos sociales de las binacionales sean destinados a Salud?

Click para votar