Dos explosiones se produjeron en la plaza Tayaran de Bagdad, en el momento en que mayor cantidad de personas realizaba compras, dejando 32 fallecidos y al menos 100 heridos, el jueves por la tarde, en el ataque más mortal en más de 18 meses, revelaron fuentes locales al Jerusalem Post.

El ataque trajo a la memoria de los iraquíes años pasados, cuando los atentados suicidas como este eran rutinarios en el país. El Estado Islámico perpetró muchos ataques y, aunque no se sabe si fue un ataque de ISIS, este atentado tiene sus señas de identidad, aunque un poco más tarde el grupo islamista se adjudicó la autoría del hecho.

Le puede interesar: Nominado de Biden para secretario de Estado apoya política de Trump hacia Venezuela

La explosión, a cuatro kilómetros de la Embajada de Estados Unidos, ocurrió en un área que fue testigo de varias protestas masivas durante el último año y medio. En el otoño del 2019, los manifestantes a menudo asediaban a las fuerzas de seguridad en el puente de Al Jumhuriya, no lejos del mercado donde tuvieron lugar los atentados.

Un video en línea pareció capturar la segunda de las dos explosiones reportadas en las que se informó de hasta 100 heridos, cerca de la zona de “Bab al-Sharqi” en el centro de Bagdad. Hubo amenazas crecientes y ataques de bajo nivel contra los convoyes que abastecen a Estados Unidos en Irak.

Cerca de la embajada de Estados Unidos

El año pasado se dispararon decenas de ataques con cohetes de 107 mm contra el recinto de la Embajada de Estados Unidos y las fuerzas estadounidenses en el país. Estados Unidos retiró la mayoría de sus tropas, dejando solo varios miles de efectivos, muchos de los cuales fueron reubicadas en la región autónoma del Kurdistán, que simpatiza más con Estados Unidos.

En otras áreas de Irak, las milicias proiraníes de las Unidades de Movilización Popular controlan puestos de control y amenazaron a Estados Unidos. Estos grupos incluyen la Organización Badr, Kataib Hezbollah, Asaib Ahl al-Haq y Harakat Hezbollah al Nujaba.

Dos suicidas hicieron estallar sus artefactos explosivos en pleno centro de Bagdad, matando de 32 personas. Foto: AFP

El día antes del ataque en Bagdad, hubo informes de un ataque a un convoy que transportaba equipo a la coalición anti-ISIS liderada por Estados Unidos. Los ataques llevados a cabo por grupos proiraníes suelen ser precisos y utilizan cohetes de 107 mm.

Los ataques al estilo de ISIS utilizan terroristas suicidas para matar civiles. Los grupos proiraníes suelen ser más tácticos y estratégicos en sus asesinatos, apuntando a extranjeros, periodistas o traductores, pero sin hacer estallar a los compradores al azar.

Una fuente le dijo a Al-Ain Al-Akhbariya que “un atacante suicida que llevaba un cinturón explosivo se hizo estallar en la plaza Tayaran en el área de Bab Al-Sharqi, seguido de la detonación de otro atacante suicida a metros del lugar de la primera explosión”.

El sello del Estado Islámico

Aparentemente el uso de dos bombarderos fue para atraer personas después de la primera explosión y luego apuntar a los espectadores. Esta también es una táctica típica de los ataques al estilo de ISIS.

El atentado suicida ocurrió en el mismo lugar, que a menudo está lleno de peatones en la plaza Tayaran, matando a 31 personas hace 3 años y podría presentar a la administración Biden una de sus primeras crisis extranjeras. Estados Unidos salió de Irak en el 2011, pero luego regresó en el 2014 por invitación del gobierno iraquí para ayudar a liderar una coalición contra el ISIS.

El presidente iraquí, Barham Salih, dijo que “dos explosiones terroristas contra los ciudadanos de Bagdad, en este momento, confirman el esfuerzo de los grupos oscuros para atacar las grandes necesidades nacionales”. Dijo que el pueblo de Irak aspira a un futuro pacífico y se mantienen firmes en contra de estos intentos rebeldes de desestabilizar nuestro país.

Lea también: Sube a cuatro el número de fallecidos en explosión por escape de gas en Madrid

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar