El nuevo coronavirus consiguió lo que las organizaciones animalistas no han podido: paralizar las corridas de toros, que tienen casi más seguidores que el fútbol en Perú. La Feria del Señor de los Milagros, la principal del país y que debía comenzar este domingo en la Plaza de Acho de Lima, fue cancelada para evitar la propagación de la enfermedad.

La famosa plaza limeña, con capacidad para 14.000 espectadores e inaugurada hace 254 años durante el virreinato español, sirve ahora de albergue temporal para ancianos sin hogar. “No va haber toros este año”, dice con pesar a la AFP el criador de toros y torero retirado Rafael Puga, quien ganó en 1973 del Escapulario de Oro, máximo galardón en Acho.

Lea más: Abogado de Turrini renunció: “Se está poniendo la soga al cuello”

“Es la primera vez que no se da la Feria del Señor de los Milagros. Pero es la primera vez que tampoco se da en Madrid la Feria de San Isidro. Son causas de fuerza mayor”, señala con resignación Juan Manuel Roca Rey, uno de los organizadores de las corridas en Acho y también ganadero de toros de lidia.

Las corridas de toros -que culminan con la muerte del animal- llegaron a América de manos de los conquistadores españoles en el siglo XVI y todavía cautivan a miles de peruanos de todas las clases sociales. El país tiene más plazas de toros que estadios de fútbol.

Lea más: La FIFA notificó a Trovato: Se amañaron clásicos y hasta partidos de Libertadores

Además de la feria de Lima, en las provincias peruanas “deben ser unas 700 corridas al año y se deben matar unos 2.500 toros”, indica Puga. Todas están prohibidas por la pandemia, que ha dejado unos 875.000 contagios y casi 34.000 muertos en el país.

En cambio, el fútbol profesional se reanudó en agosto, aunque sin público, unas semanas después de que terminó un confinamiento nacional de más de 100 días. “El hecho de que no haya corridas de toros en provincias es para los ganaderos como morir. Algunos no van a poder aguantar porque el ganado come todos los días”, dice Roca Rey.

“A la mínima expresión”

“Esto no solo nos afecta a nosotros como artistas, sino a toda la gente que se mueve alrededor de una corrida”, dice el torero Fernando Villavicencio, de 34 años. Otros afectados son los mozos de estoques, los que confeccionan los trajes, los que tienen cuadras de caballos, los que transportan el ganado, indica, tras mostrar a la AFP en el patio de su casa su destreza con la capa y el estoque.

En el predio ‘Camponuevo’ de Rafael Puga, situado a 140 km al noreste de Lima, hay 140 “vacas madres” y unos 400 toros de lidia. También hay una pequeña plaza que sirve para que practiquen los toreros novicios. “Los ganaderos estamos obligados hoy en día a vivir de otros negocios. Algunos inclusive de mandar al ganado al matadero, o sea, reducir la ganadería a su mínima expresión y bajar los costos”, dice el criador de 72 años.

“Buena noticia”

Como contrapartida, en Perú hay gente que está feliz con la cancelación de la temporada taurina. Son los animalistas. “Es una buena noticia. No hay razón para que se realice la feria taurina”, dice a la AFP Luis Berrospi, que impulsa la cruzada ‘Acho sin Toros’ y la prohibición de las peleas de gallos, que también tienen miles de fanáticos en Perú.

En febrero, el Tribunal Constitucional rechazó proscribir las corridas de toros y peleas de gallos, como pedían 5.286 ciudadanos en una demanda colectiva para eliminar el maltrato a los animales. “No existe una ‘Declaración Universal de los Derechos de los Animales’”, dijo el Tribunal al justificar su fallo inapelable.

Desde 1766

Perú tiene 199 plazas de toros, según cifras oficiales, muy por encima de sus 80 estadios de fútbol. La plaza de Acho, en el populoso distrito de Rímac, es de las más antiguas del mundo (1766), y acoge desde 1946 a la Feria del Señor de los Milagros, que hasta ahora nunca se había suspendido.

Los portales taurinos afirman que los peruanos que pagan para ver corridas duplican a quienes acuden al fútbol profesional. El precio de las entradas en Acho supera también a las del Estadio Nacional: un abono para los cinco domingos de la feria costaba hasta 1.600 dólares en 2019.

En cambio, valía 1.200 dólares el abono más caro para los nueve partidos de la selección de Perú en el clasificatorio al Mundial de Catar 2022, que comenzó a jugarse sin público por la pandemia.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario

15H

Diciembre inicia con más de 1.000 casos de COVID-19. ¿Cuál cree que es la causa principal?

Click para votar