Un rinoceronte marrón lanudo que pesaba dos toneladas vagó por el noreste de Siberia antes de desaparecer misteriosamente hace unos 14.000 años. ¿Su desaparición fue causada por humanos o por el clima cálido de la época?

Un nuevo estudio realizado por un equipo de científicos suecos y rusos, publicado el jueves en la revista Current Biology, examinó fragmentos de ADN de los restos de 14 de estos mamíferos prehistóricos y dejó a nuestra especie libre de culpas.

La especie, cuyo nombre científico es Coelodonta antiquitatis, se mantuvo estable durante milenios mientras vivía junto a humanos, antes de sufrir una caída drástica en cantidad hacia finales de la edad de hielo.

"Eso hace que sea más probable que los cambios climáticos que ocurrieron hace unos 14.000 años sean el principal impulsor de la extinción, en lugar de los humanos", dijo a la AFP Love Dalén, genetista del Centro de Paleogenética de Suecia y director de la investigación.

Lea también: Sicarios ejecutan a tiros a un hombre en zona de frontera

¿Cómo llegaron a esa conclusión a partir de huellas de ADN extraídas de los restos de animales congelados en el suelo durante miles de años? El tamaño de la población de una especie es proporcional a su nivel de diversidad genética y grado de endogamia, dijo Dalén.

El equipo analizó el genoma completo de un rinoceronte que data de hace 18.500 años. Al comparar los cromosomas heredados de la madre y el padre, determinaron que la endogamia era baja y la diversidad alta.

Hace 18.000 años, "ese rinoceronte pertenecía a una gran población, y sus antepasados también deben haber pertenecido a una gran población" que se remonta a decenas de miles de años.

De otros animales pudieron recolectar genomas mitocondriales, que se transmiten de la madre, y así pudieron estimar el tamaño de las poblaciones femeninas a lo largo del tiempo.

Los humanos llegaron a esta parte de Siberia hace 30.000 años. Aunque cazaban rinocerontes, la población de animales se mantuvo estable durante 12.000 años más hasta un periodo abrupto de calentamiento conocido como Bolling-Allerod.

Lea también: COVID-19: Paraguay, al borde de los 100 fallecidos mientras contagios llegan a 8.389

El mismo equipo publicó anteriormente el genoma de otro megaherbívoro, el mamut lanudo, y cree que esta especie también se extinguió debido al cambio climático y no a la caza humana.

Dichas conclusiones aún se debaten dentro de la comunidad científica. Una diferencia clave es que los mamuts se extinguieron dos veces: los de Siberia continental desaparecieron casi al mismo tiempo que los rinocerontes, pero unos pocos cientos sobrevivieron en la isla Wrangel seis milenios más.

Hoy el pariente vivo más cercano del rinoceronte lanudo es el rinoceronte de Sumatra. Cazados furtivamente y enfrentando la destrucción de su hábitat, quedan menos de 80 en existencia. En este caso, nadie puede argumentar que los humanos están libres de culpa.

Fuente: AFP

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar