La región italiana de Campania, al sur de Italia, aplicó las primeras multas de 1.000 euros (1.165 dólares o poco más de G. 8 millones) por no llevar mascarillas en los lugares cerrados, informó este domingo pasado la prensa italiana.

Una peluquería, un bar y otro comercio de Salerno, unos 50 kilómetros al sur de Nápoles, fueron multados luego de que la policía constatara que no respetaban la regla de llevar mascarilla para combatir la propagación de la pandemia del COVID-19.

“Si nuestros conciudadanos creen que el problema está resuelto, ello quiere decir que en un plazo de algunas semanas retornaremos a una grave emergencia”, advirtió el gobernador de la región de Campania, Vincenzo de Luca.

Italia, primer país en ser golpeado por la epidemia en Europa, ha pagado un duro tributo con más de 35.000 muertos y más de 242.000 casos de contaminación.

La enfermedad parece hoy controlada, incluso si el sábado se anunciaron 275 nuevos casos en 24 horas, así como cinco fallecimientos.

Te puede interesar: Twitter gana usuarios, pero los ingresos caen por el COVID-19 y las protestas antirracistas

Góndolas de Venecia

Por otra parte, Venecia decidió reducir el número de personas que transporta en las célebres góndolas debido al sobrepeso de los turistas, lo que pone en peligro la estabilidad de los históricos botes de madera, explicó a la AFP la asociación local de gondoleros.

El aumento de obesos en el mundo obligó a las autoridades de la ciudad a reducir el número de pasajeros autorizados a abordar las góndolas, pasando de seis a cinco personas.

“Además del problema del peso promedio por turista, hay que tener en cuenta que las aguas de los canales resultan cada vez más agitadas por el aumento del tráfico de las embarcaciones con motor”, explicó a la AFP Roberto Luppi, expresidente de la asociación de gondoleros de Venecia.

La medida adoptada por la alcaldía no tiene como objetivo aumentar las ganancias, sino aliviar el trabajo de los gondoleros y facilitar las maniobras, ya que reman de pie la elegante embarcación de madera negra.

Se trata además de un medio que por siglos garantizó el transporte entre las más de cien islas pequeñas que conforman la ciudad de Marco Polo.

Adoptado a inicios de julio, el nuevo reglamento establece que solo se podrán transportar cinco personas en lugar de seis.

Las llamadas góndolas “da parada” (desfile), más grandes, un servicio público dispuesto para cruzar el Gran Canal, podrán transportar 12 personas contra 14 hasta ahora.

Lea también: TikTok destinará US$ 200 millones para remunerar a sus estrellas

“Muchos turistas resultan con sobrepeso y si el bote va lleno, entra agua y se puede hundir”, explicó al diario La Repubblica Raoul Roveratto, presidente de la asociación local de gondoleros.

“Navegar con más de media tonelada a bordo es peligroso”, agrega.

El ayuntamiento también planea aumentar el número de licencias otorgadas a los gondoleros, de 433 a 440.

De acuerdo con las nuevas disposiciones, la licencia puede pasar de un miembro a otro de la misma familia, sin que el nuevo titular tenga que presentar un examen de historia y de idiomas.

El mayor requisito ahora es tener cuatro años de experiencia en navegación con una góndola familiar.

Las famosas góndolas de Venecia reaparecieron en mayo por el Gran Canal para transportar sobre todo a los habitantes locales debido a la larga ausencia este año de turistas por la pandemia de coronavirus.

La ciudad además había sufrido un revés importante cuando las mareas alcanzaron el año pasado niveles históricos, causando graves inundaciones, y si bien se había recuperado, el virus le propinó un duro golpe.

Fuente: AFP.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar