La caída de ceniza provocada por la erupción del volcán Sangay en Ecuador obligó al cierre temporal del aeropuerto de Guayaquil, en el oeste, y a la suspensión de actividades en Alausí, una ciudad de 44.000 habitantes situada en el centro andino del país, informaron autoridades.

Debido a los procesos eruptivos del Sangay, que se registran desde hace dos décadas, una veintena de ciudades se vieron afectadas por el descenso de ceniza entre la noche del lunes y el martes, señaló el Servicio Nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias (SNGRE) en un comunicado.

El comportamiento del volcán de 5.230 metros de altura, situado a 195 km al sur de Quito, afectó al puerto de Guayaquil, el principal foco de la pandemia de coronavirus en Ecuador con casi 10.000 contagios.

Lea también: Hospitales casi saturados en Perú, donde los casos de COVID-19 superan 200.000

El país es de los más golpeados de Latinoamérica por COVID-19, con alrededor de 44.000 casos, incluidos 3.690 muertos (21 por cada 100.000 habitantes). El gobierno además reporta 2.428 fallecidos probables por el virus. La Dirección General de Aviación Civil indicó por Twitter que el aeródromo internacional de Guayaquil “se encuentra inoperativo tras caída de ceniza”.

Entretanto, la terminal señaló que su personal “ha procedido a las tareas de barrido y retiro de ceniza volcánica de la pista de aterrizaje, calles de rodaje y plataforma para que las operaciones aéreas puedan restablecerse de manera segura”. Las operaciones aéreas se reanudarán en las próximas horas en Guayaquil, indicó a la AFP una fuente del aeropuerto que pidió no ser identificada.

Ecuador reinició el 1 de junio los vuelos comerciales domésticos e internacionales tras aliviar el confinamiento y las medidas se restricción impuestas desde marzo por el coronavirus. La caída de ceniza, entre leve y de fuerte nivel según el Instituto Geofísico de Quito, también afectó a la población de Alausí.

Las autoridades de esa localidad resolvieron suspender las actividades comerciales y laborales públicas y privadas del martes, así como el tránsito vehicular hasta el miércoles "para evitar levantar ceniza de las calles", señaló el SNGRE.

Te puede interesar: Despiden a médicos por criticar manejo de la pandemia en Nicaragua

El Sangay, para el que está en vigencia la alerta amarilla (previa a la roja, de máxima peligrosidad), es uno de los varios volcanes ecuatorianos que se mantienen en erupción, como el Tungurahua y el Cotopaxi, al sur de Quito.

Ubicado en la provincia amazónica de Morona Santiago (sureste y fronteriza con Perú), el macizo es uno de los más activos y el último volcán al sur de Ecuador. Está en actividad eruptiva constante desde 1628, de acuerdo con el Geofísico. Su actividad es poco conocida porque no afecta sitios habitados. Sin embargo, se conoce por exploraciones que en el Sangay es común la generación de flujos piroclásticos, de lava y lahares.

Fuente: AFP.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar