Tegucigalpa, Honduras | AFP.

Un preso murió de COVID-19 en una cárcel del noroeste de Honduras que alberga a unos 300 reos, informaron este martes las autoridades de gestión de riesgos.

El portavoz del estatal Sistema Nacional de Gestión de Riegos (Sinager), Francis Contreras, dijo en cadena nacional de radio y televisión que el deceso número 66 entre 738 casos de COVID-19 que registra Honduras es un preso de 52 años de la cárcel de Ilama, departamento de Santa Bárbara.

La portavoz del Instituto Nacional Penitenciario (INP), Dina Aguilar, relató que el reo murió el 20 de abril en la cárcel de El Pozo, en Ilama, pero que le diagnosticaron la COVID-19 el lunes en un examen “postmorten”.

Aguilar añadió que las autoridades del INP han solicitado una investigación sobre las causas de la muerte y que examinen a los demás presos, en vista de que el fallecido no presentaba síntomas de COVID-19.

“Hasta el momento no hay signos de alarma, no hay privados de libertad con síntomas” de coronavirus pero se “está a la espera” de los resultados de una investigación por personal del INP y de Salud, subrayó.

Aseguró que el personal médico de todas la cárceles hondureñas, que albergan unos 21.000 prisioneros, fueron capacitados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el ministerio hondureño de Salud para aplicar un protocolo de prevención de la pandemia.

Te puede interesar: Brasil supera 5.000 muertos por coronavirus y reconoce “agravamiento de la situación”


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar