Las autoridades sanitarias de Israel implementan un novedoso método de seguimiento médico a distancia de pacientes que se encuentran con el coronavirus y en aislamiento en sus hogares. Los médicos entregan un kit en la puerta de cada persona y luego atienden a sus pacientes por videoconferencias.

Primeramente, encargados de la Sección de Tratamiento Domiciliario del Tel Hashomer Sheba Medical Center entregan un kit en la puerta de cada paciente, con todo lo que necesita para sus exámenes.

El paciente con Covid-19 toma la caja y luego se instala en un lugar cómodo, para iniciar una videollamada a través de una aplicación móvil en una tablet con acceso a internet.

Otros responsables de Seguimiento Domiciliario se ponen en contacto con la persona y le indican cómo proceder con los dispositivos que se encuentran en el kit.

Primeramente, se procede a medir la temperatura corporal con un termómetro digital que se apunta directamente a la frente. Estos datos resultados son transmitidos en vivo al médico, quien a la vez va informando al paciente sobre los mismos.

Acto seguido, la persona recibe la instrucción de girar el aparato medidor de la temperatura, donde cuenta con una cámara de alta definición. Procede a filmarse el interior de la garganta, con el objetivo de que el galeno pueda visualizar posibles infecciones.

El tercer examen que se efectúa es el control cardíaco y el funcionamiento de los pulmones. El paciente extrae de la caja entregada un estetoscopio y lo agrega al dispositivo principal.

Apoya el aparato por un tiempo determinado en diferentes cuatro zonas de ambos pulmones, siempre sobre el pecho, y empieza a respirar profundamente, hasta que el médico pueda tener una lectura clara de los signos vitales.

En caso de no detectar pulmonía, constatar un ritmo cardíaco regular, no encontrar infecciones y detectar una temperatura corporal normal, se procede con el seguimiento de la persona, ya con vías a una recuperación total.