Buenos Aires, Argentina | AFP |

La poderosa provincia argentina de Buenos Aires, apuesta a lograr antes del 5 de febrero el apoyo de 75% de los acreedores para aplazar hasta mayo el vencimiento de un bono por 250 millones de dólares y evitar el default, dijo su gobernador Axel Kicillof.

"Hasta el 5 de febrero sería la última oportunidad de aceptación o estamos dentro del vencimiento", declaró este viernes Kicillof a la radio La Red desde Israel adonde viajó en la comitiva del presidente Alberto Fernández (peronista de centroizquierda).

En esa fecha se vence el plazo de 10 días de gracia contemplados para el pago de capital de un vencimiento de bono "sin incurrir en un causal de incumplimiento". Se cuenta con 30 días adicionales para el pago de intereses.

La semana pasada, la provincia presentó a los tenedores de un bono de deuda externa con vencimiento el 26 de enero una propuesta para diferir el pago al 1 de mayo próximo, para lo cual necesita reunir el respaldo del 75% de los acreedores.

El gobierno provincial afirmó que cumplirá con el pago del cupón de interés, por 27 millones de dólares, en la fecha estipulada pero pidió diferir el pago de capital, que asciende a 250 millones de dólares.

El gobierno provincial ya había prorrogado hasta el 31 de enero el plazo para lograr el 75% de adhesión de los acreedores. Según Kicillof, se trata de un bono con propiedad atomizada entre muchos acreedores que "pidieron un plazo mayor".

"Teníamos un vencimiento el 26 de enero, le pedimos (a los bonistas) que corran ese vencimiento al 1 de mayo que es cuando van a estar las cosas un poco más claras con respecto al diálogo que esta llevando la Nación", explicó Kicillof en alusión a las negociaciones del gobierno de Fernández para reprogramar la deuda argentina, de 335.000 millones de dólares.

El gobierno nacional, del mismo signo político, anticipó que no podrá ir en auxilio de la provincia clave, pero asegura que las decisiones están coordinadas.

El vencimiento del bono se produce un mes y medio después de la asunción de Kicillof, quien fue ministro de Economía del gobierno de Cristina Kirchner (2007-2015), actual vicepresidenta, en la provincia más influyente y que con 16,6 millones de habitantes concentra más de un tercio de la población.

Según el gobernador, la provincia de Buenos Aires enfrentará en 2020 vencimientos por casi 3.000 millones de dólares sobre un total de más de 8.000 millones previstos para sus cuatro años de mandato hasta fines de 2023. De ese monto, "el 82% está en dólares con acreedores privados en mercados internacionales", precisó.

Analistas estiman que este caso marca la pauta sobre las negociaciones que enfrentará Fernández, con abultados vencimientos en los próximos meses.

Con poco más de un mes de haber asumido la presidencia, Fernández heredó una deuda pública de unos 335.000 millones de dólares, un 93% del PIB. Esa deuda incluye un préstamo por 44.000 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional, al que acudió en 2018 el expresidente Mauricio Macri (2015-2019).