Brasilia, Brasil | AFP |

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, arremetió este viernes contra la investigación abierta contra su hijo mayor, el senador Flávio Bolsonaro, por presunto lavado de dinero cuando era diputado de la cámara regional en Rio de Janeiro.

El mandatario ultraderechista acusó al Ministerio Público de Rio de Janeiro de filtrar informaciones del caso, dijo que su familia era víctima de una campaña de prensa y atribuyó el caso a una posible maniobra del gobernador de Rio, Wilson Witzel, su exaliado, "que quiere ser presidente" en 2022.

La Fiscalía realiza "un trabajo de puercos", dijo Bolsonaro a la salida de su residencia oficial en Brasilia ante periodistas y simpatizantes.

Las investigaciones empezaron "el año pasado y no encontraron nada", declaró, elevando la voz.

"Si [Flávio Bolsonaro] cometió un desliz, que responda él, no soy yo [quien debe responder]", prosiguió.

Visiblemente ofuscado, increpó a uno de los periodistas: "Tú tienes una cara de homosexual terrible y no por eso te acusan de homosexual. Si bien ser homosexual no es crimen". Sus declaraciones eran festejadas por sus simpatizantes.

Flávio Bolsonaro es investigado por presunto lavado de dinero. El miércoles fueron allanados varios inmuebles pertenecientes a él, a sus exaesesores de la Asamblea Legislativa de Rio y a la segunda exesposa del presidente Bolsonaro.

La orden fue ejecutada tras un informe presentado por el Ministerio Público de Rio que levanta sospechas (según fragmentos filtrados) sobre la participación de Flávio Bolsonaro en un esquema de desvío denominado "rachadinha", en el cual los empleados, existentes o fantasmas, devuelven al legislador una parte del salario que reciben.

El caso salió a la luz pública a fines de 2018, después de que el organismo de control de movimientos financieros (COAF) descubriera giros atípicos entre 2016 y 2017 en una cuenta de Fabrício Queiroz, exchofer y asesor de Flávio Bolsonaro.

“Existe una persecución absurda contra mí en Rio de Janeiro, porque quieren alcanzarme para intentar alcanzar al presidente. (...) No hemos hecho nada equivocado. Más temprano que tarde eso quedará todo comprobado”, afirmó el jueves el senador, que según la prensa pidió al Supremo Tribunal Federal (STF) la suspensión de las investigaciones.