La Paz, Bolivia | AFP |

El presidente boliviano, Evo Morales, decidió este domingo convocar a nuevas elecciones generales y renovar la totalidad de magistrados del Tribunal Supremo Electoral (TSE), después de conocerse un informe de auditoría de la OEA que invalida los comicios del 20 de octubre.

"He decidido renovar la totalidad de vocales del tribunal supremo electoral", dijo Morales en un anuncio por televisión. Además informó que va a "convocar a nuevas elecciones nacionales, que mediante el voto, permitan al pueblo boliviano elegir democráticamente a nuevas autoridades", añadió.

Un informe preliminar de la OEA, difundido este domingo, estableció que “no puede validar los resultados de la presente elección, por lo que se recomienda otro proceso electoral”, al establecer irregularidades en el conteo de votos.

“La primera ronda de las elecciones celebrada el 20 de octubre pasado debe ser anulada y el proceso electoral debe comenzar nuevamente, efectuándose la primera ronda tan pronto existan nuevas condiciones que den nuevas garantías para su celebración, entre ellas una nueva composición del órgano electoral”, dice el comunicado, mientras miles de bolivianos se aprestan a entrar a una cuarta semana de protestas en demanda de la anulación de los comicios y la renuncia del presidente Evo Morales.

Pacificar

Morales, de 60 años, propuso "una agenda abierta para pacificar Bolivia" de manera "urgente" e invitó a la ONU, a la Organización de los Estados Americanos (OEA) y a las iglesias a acompañar el diálogo.

El país es escenario de protestas multitudinarias, paros y episodios violentos, que han dejado tres muertos y 200 heridos desde el 20 de octubre, cuando Morales obtuvo la reelección a un cuarto mandato de cinco años tras unos comicios que la oposición ha denunciado como fraudulentos.

El presidente denunció la noche del sábado que había sido incendiada la casa de su hermana Esther en Oruro, así como la del gobernador oficialista de esa región del sur de Bolivia, Víctor Hugo Vásquez.

También ardió la vivienda de Esteban Urquizu, el gobernador de Chuquisaca, cuya cabecera es Sucre, la capital boliviana, indicó el presidente en Twitter.

“El plan de golpe fascista ejecuta actos violentos con grupos irregulares”, escribió Morales, quien aceptó que la OEA realice una auditoría del escrutinio de los comicios, aunque afirma que estos fueron transparentes.