Jartum, Sudán | AFP |

Las líneas de conexión terrestre a Internet en Jartum fueron cortadas este lunes, sumiendo a la capital sudanesa en un "agujero negro" digital una semana después de que se cortara el servicio de internet en los celulares como parte de la represión de un movimiento de protesta.

Las líneas de Sudatel, el principal proveedor de acceso de Sudán, dejaron de funcionar a primera hora de la tarde, según un corresponsal de la AFP, quien dijo que las embajadas, hoteles de lujo y muchas oficinas se vieron afectadas.

Varias otras ciudades del país están afectadas, según la misma fuente.

Este corte ocurre en el segundo día de un movimiento de desobediencia civil en respuesta al endurecimiento de la represión por parte de los generales, en el poder desde que atendieron el llamamiento popular y derrocaron al presidente Omar al Bashir el 11 de abril.

Los líderes de la protesta afirmaron querer mantener el movimiento de desobediencia civil hasta que se transfiriera el poder a los civiles.

El 3 de junio se interrumpió la conexión a internet móvil tras la sangrienta dispersión de la sentada realizada desde el 6 de abril por los manifestantes ante el cuartel general del ejército en Jartum.

El movimiento de desobediencia civil comenzó tras una semana de represión en todo el país, que dejó un saldo de 118 muertos y más de 500 heridos, la mayoría de ellos en la violenta dispersión de una sentada, el 3 de junio frente al cuartel general del ejército en Jartum, según un Comité de médicos cercano a los manifestantes.

El gobierno, por su parte, estima en 61 el número de muertos.

En esta segunda jornada de desobediencia civil, varias tiendas y estaciones de servicio reabrieron este lunes en Jartum y los transportes públicos volvieron a circular.

El Consejo Militar de Transición, en el poder desde la destitución del presidente Omar al Bashir, el 11 de abril, anunció el domingo de noche el despliegue de refuerzos en la capital “para un regreso a la vida normal”.