Bogotá, Colombia | AFP |

Policías y manifestantes heridos, así como una movilidad interrumpida en varias ciudades de Colombia, fue el resultado de la jornada de protesta realizada este jueves por estudiantes que reclaman más recursos para la educación.

En un video difundido en redes sociales, el presidente Iván Duque rechazó la violencia registrada y denunció las afectaciones a establecimientos de comercio y medios de comunicación, así como la paralización de la movilidad en diferentes urbes.

"Estos hechos violentos los tenemos que rechazar todos los colombianos, la violencia no puede ser una forma de expresión. Espero que los responsables sean llevados rápidamente a la justicia", dijo desde la ciudad de Villavicencio, Meta (centro).

Según se ve en un video publicado por el ministerio de Defensa, un grupo de manifestantes lanzóuna bomba incendiaria contra un policía que custodiaba la sede de una emisora radial en el centro de Bogotá.

"Gracias a dios el patrullero se encuentra en buen estado de salud. Tenemos ocho patrulleros que están siendo valorados y presentan diferentes tipos de lesiones", explicó el general Hoover Penilla, comandante de la policía capitalina.

Por su parte, el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, ONG que defiende los derechos humanos en el país, denució a través de un comunicado "agresiones y detenciones irregulares" de manifestantes en diferentes puntos de Bogotá.

En grabaciones difundidas en redes sociales, presuntos estudiantes también denunciaron haber sido atropellados por un automóvil particular que embistió a los marchantes, al parecer sin heridos de gravedad.

La marcha de este jueves fue la última de una serie de manifestaciones, hasta ahora pacíficas, convocadas desde hace un mes por universitarios que exigen al gobierno un aumento del presupuesto de educación superior, que según ellos tiene un déficit de funcionamiento de unos 1.000 millones de dólares.

También han iniciado un paro de actividades que, según Dolly Montoya, rectora de la Universidad Nacional, principal entidad educativa pública del país, podría llevar a una próxima suspensión del semestre académico.

A pesar de que el 18 de octubre el Congreso de Colombia aprobó un presupuesto histórico para educación en 2019, con un monto de cerca de 13.500 millones de dólares -unos 1.300 millones más que el año pasado-, se trata de una cantidad inferior a la exigida por los estudiantes.