Sao Paulo, Brasil | AFP | El candidato Fernando Haddad trató de minimizar este martes las declaraciones de un importante aliado de centroizquierda, que le auguró la derrota ante el ultraderechista Jair Bolsonaro en las presidenciales de Brasil, a causa de la falta de autocrítica del Partido de los Trabajadores (PT).

Cid Gomes, político y hermano del candidato que quedó tercero en la primera vuelta del 7 de octubre, con 12,5% de los votos, había cuestionado el lunes las "tonterías" que hizo el PT durante los 13 años que estuvo en el poder.

Cuando un militante del partido de Haddad lo increpó, Cid Gomes le respondió: "Pues vas a perder la elección (...) porque hicieron muchas tonterías, se distribuyeron administraciones públicas, creyeron que eran los dueños del poder y Brasil no tiene dueños, es un país democrático", según un video que circula en redes sociales.

Cid es hermano de Ciro Gomes, excandidato del centroizquierdista Partido Democrático Trabalhista (PDT) y quien decidió no involucrarse directamente en la campaña para el balotaje del 28 de octubre, en el que Haddad se enfrentará al ultraderechista Jair Bolsonaro.

Vencedor en la primera vuelta con el 46% de los votos, Bolsonaro lidera la intención de voto. La última encuesta Ibope le da un 59% de los apoyos, frente 41% para Haddad.

El aspirante del PT, quien obtuvo el 29% de los votos en la primera vuelta, trató de minimizar las declaraciones de Cid Gomes. "Fue algo acalorado. No voy a comentarlas, porque soy amigo de Cid y él me elogió personalmente", dijo a la prensa en Sao Paulo.

Sin embargo, este martes Cid volvió a reclamar una "profunda autocrítica" en las filas del PT y "un encarecido y sincero pedido de disculpas".

"Creo que es la única forma de ayudar a evitar" que Brasil entre "en una aventura oscurantista", escribió en redes sociales, tras señalar que "Haddad es infinitamente mejor que Bolsonaro".

Ciro Gomes, que fue ministro de Integración Nacional del presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), esperaba aglutinar a la izquierda en ausencia de su líder histórico, que cumple una pena de 12 años de cárcel por corrupción.

Pero Lula designó a Haddad como candidato de sustitución y obtuvo el apoyo de otras fuerzas de izquierda, aislando al PDT.

© Agence France-Presse