La Paz, Bolivia | AFP

Las autoridades sanitarias de Bolivia confirmaron un brote de hantavirus en una región cocalera de La Paz, que se cobró la vida de un policía y dejó en terapia a otros nueve, informaron este jueves fuentes médicas.

Los efectivos policiales, abocados a la destrucción de cocales ilegales en La Asunta, en la región de los Yungas de La Paz, "dieron positivo (al hantavirus), de acuerdo a los resultados del análisis de laboratorio", dijo el médico del lugar, Carlos Tintaya, al diario local Página Siete.

El caso mortal constituye el segundo deceso por hantavirus registrado en 2018. El primero ocurrió en julio en la región también cocalera de Chapare, en el centro del país.

En 2017, fueron 21 los casos de hantavirus en el país, aunque sin muertos. La situación más dramática tuvo lugar en 2012, cuando se reportaron 18 fallecimientos por esa enfermedad.

La infección en humanos, en general, se produce por aspiración, en ambientes contaminados a partir de saliva, orina y materias fecales de roedores.

Los síntomas al inicio pueden incluir dolores de cabeza, fiebre y vómitos y, sin tratamiento, pueden derivar en hemorragia renal o paro respiratorio.