Washington, Estados Unidos | AFP |

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, atacó al secretario de Estado durante el segundo mandato de Barack Obama, John Kerry, por haberse reunido con el ministro de Exteriores de Irán después de haber dejado su cargo.

"John Kerry tuvo reuniones ilegales con el hostil régimen iraní, que solo pueden servir para socavar nuestro gran trabajo en detrimento del pueblo estadounidense", escribió Trump en Twitter la noche del jueves.

"¡Les dijo que esperaran a la administración Trump!", continuó, y finalizó su mensaje en la red social con la palabra "¡MALO!".

Kerry, que negoció el acuerdo nuclear internacional sobre Irán firmado en 2015, y del que Trump sacó a Estados Unidos unilateralmente este año, explicó durante una gira para promocionar su nuevo libro, "Every Day is Extra", que se había reunido con el ministro iraní Mohamad Javad Zarif "tres o cuatro veces" desde que dejó el cargo y Trump ya dirigía la Casa Blanca.

Sin comentar sobre la legalidad de tales reuniones, el actual secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, acusó a su predecesor de "minar activamente la política de los Estados Unidos".

"Lo que ha hecho el secretario Kerry es indecoroso y sin precedentes", dijo Pompeo, quien es visto como un halcón anti-Irán.

"Este es un exsecretario de Estado comprometido con el mayor patrocinador estatal de terrorismo del mundo y según él (...) les estaba diciendo que esperasen (que acabara) esta administración", agregó.

Entrevistado el miércoles durante un programa de radio si le dio consejos a Zarif sobre cómo negociar la decisión de Trump de retirarse del pacto, respondió: "No, ese no es mi trabajo".

"Lo que hice fue tratar de sacarle lo que Irán podría estar dispuesto a hacer para mejorar la dinámica en Medio Oriente", respondió Kerry, que dirigió la diplomacia estadounidense hasta enero de 2017.

"He sido muy franco con el ministro de Exteriores Zarif, y le dije: 'mira, ustedes deben reconocer que el mundo no aprecia lo que está sucediendo con los misiles, lo que está sucediendo con Hezbollah, lo que está pasando con Yemen'", agregó.

Comentaristas conservadores se escandalizaron por los hechos, tildándolos como pruebas de "traición", y algunos pidieron "prisión" para Kerry.

Manisha Singh, secretaria de Estado adjunta, dijo el jueves durante una audiencia en el Congreso sobre la llamada diplomacia clandestina, que "es desafortunado que personas de una administración pasada intenten comprometer el progreso que estamos tratando de hacer en esta administración".

La portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, agregó: "Lo he visto alardear de las reuniones que ha tenido con el gobierno iraní y funcionarios del gobierno iraní. También he visto informes de que aparentemente está proporcionando, según los informes, consejos al gobierno iraní. “El mejor consejo que debería darle al gobierno iraní es dejar de apoyar a los grupos terroristas en todo el mundo”.