Caracas, Venezuela | AFP

La banca electrónica en Venezuela será desactivada temporalmente a partir del próximo domingo para facilitar la entrada en circulación de nuevos billetes con cinco ceros menos, anunció este jueves el gobierno.

"Todos los servicios de banca electrónica en Venezuela estarán suspendidos" desde las 18H00 locales (22H00 GMT), dijo el ministro de Interior, Néstor Reverol, sin precisar hasta cuándo se mantendrá la medida.

La entrada de las nuevas denominaciones está prevista para el próximo lunes, pero el presidente Nicolás Maduro declaró no laborable ese día como parte de la adaptación del nuevo cono monetario.

"Le hacemos un llamado al pueblo a tomar todas las previsiones pertinentes", indicó Reverol, quien aseguró que 95% del sistema tecnológico "está adecuado" para implementar el cambio.

La suspensión de los servicios electrónicos implicará el cierre de muchos comercios, dependientes del dinero plástico por la severa escasez de efectivo.

El gobierno socialista dispuso que los actuales billetes de más de 1.000 bolívares seguirán circulando junto con los nuevos.

Debido a una inflación que el FMI proyecta en 1.000.000% para 2018, el costo de un kilo de carne equivale a un salario mínimo (5,9 millones de bolívares), menos de un dólar a la tasa del mercado negro.

Según Reverol, también se ordenó a los centros médicos privados garantizar la atención de las emergencias hasta las seis de la tarde del lunes, "en caso que se presente una novedad con los pagos electrónicos".

La eliminación de ceros a la moneda forma parte de un "plan de recuperación económica", que incluye la flexibilización del rígido control de cambios y un nuevo esquema de precios para la gasolina.

Esta última medida también podría entrar en vigencia el lunes.

Mientras, este viernes culminará el plazo para que los venezolanos censen sus vehículos y puedan seguir comprando combustible subsidiado. Actualmente, con un dólar cambiado en el mercado negro se adquieren cinco millones de litros.

Quienes no registren sus automóviles tendrán que pagar la gasolina a "precios internacionales", según Maduro, quien sin embargo no ha precisado cuál será el valor y cuándo empezarían a regir las nuevas tarifas, pues habla de un plan a dos años.

"Habrá que parar los carros. ¿Cómo la paga un pobre?", se preguntó Alberto mientras cargaba gasolina en Caracas, donde este jueves se armaban pequeñas filas en estaciones de servicio.

"El que no se quiera sacar el carnet de la patria que no lo haga, pero después no chillen (lloren)", lanzó el taxista Léster Silva, aludiendo a una tarjeta electrónica a través de la cual el gobierno canaliza ayudas sociales y que pretende usar para los subsidios a la nafta.

La oposición denuncia ese carné como un mecanismo de control social.