Budapest, Hungría | AFP

La fundación Open Society del multimillonario estadounidense George Soros, que financia a numerosas oenegés, anunció este jueves el cierre inminente de su oficina en Hungría, donde es objeto de una creciente hostilidad desde hace más de un año.

"Todavía quedan algunos compañeros en la oficina, pero vamos a cerrarlo todo definitivamente el 31 de agosto", indicó Daniel Makonnen, el portavoz de la fundación. "La oficina de Berlín se encargará de Hungría", precisó.

Open Society Foundations (OSF) había anunciado su salida de Hungría en mayo, poco después de las legislativas del 8 de abril, en las que el primer ministro húngaro, Viktor Orban, logró su tercer mandato consecutivo al frente del país.

Orban convirtió el rechazo a la inmigración, en un país que apenas acoge a un puñado de demandantes de asilo, en el tema principal de su campaña electoral contra "la invasión migratoria".

El dirigente acusa a Soros, un ciudadano estadounidense de origen húngaro, de querer llenar de migrantes Hungría y Europa, a través de las oenegés que financia.

La marcha de la fundación se produce después de que el Parlamento húngaro adoptara en junio un conjunto de leyes nombrado "Stop-Soros" contra quienes organizan la inmigración ilegal.

Esas leyes amenazan con penas de cárcel a las organizaciones que ayuden a los migrantes.

La directora de OSF, Katalin Koncz E., lamentó tener que abandonar Hungría en una entrevista publicada este jueves en el semanario 168ora. “Me siento mal, debo poner fin a 25 años y ver cómo una institución, que tardé una vida en construir, se convierte en un desierto. Todo el mundo guarda sus cosas y mis colegas desaparecen”, declaró.