Santiago, Chile | AFP

El arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati, anunció que no oficiará la misa tradicional por las fiestas patrias de Chile en septiembre, tras las críticas hacia la iglesia chilena por el supuesto encubrimiento de abusos sexuales a menores.

"Considero prudente no encabezar nuestro tradicional Te Deum por la Patria del 18 de septiembre", indicó Ezzati en una carta difundida este sábado por el Arzobispado de Santiago.

El Te Deum es la misa más tradicional de Chile, que se realiza en forma anual desde 1811. La ceremonia que conmemora la independencia nacional, es usualmente oficiada por el arzobispo en la catedral de la capital chilena, y cuenta con la asistencia del presidente y las autoridades de gobierno.

El presidente Sebastián Piñera ha criticado duramente el accionar de los altos miembros de la iglesia, ante las denuncias de víctimas de abusos. Según trascendió en medios locales, el mandatario evaluaba no asistir al Te Deum si Ezzati oficiaba la ceremonia.

El arzobispo de Santiago, considerado uno de los más poderosos jerarcas de la iglesia chilena, ha sido blanco de críticas por el supuesto encubrimiento de los abusos. La situación empeoró luego de la detención de su exmano derecha, el sacerdote Oscar Muñoz, acusado de haber abusado al menos a siete menores de edad.

La Fiscalía chilena convocó a Ezzati la semana pasada para que declare en calidad de imputado por el presunto encubrimiento de estos y otros casos de abuso.

"Tengo la certeza de que nunca he encubierto ni he obstruido a la justicia y cumpliré con mis deberes ciudadanos de aportar todos los antecedentes que contribuyan a llegar a la verdad", aseguró Ezzati.

Un total de 34 obispos chilenos renunció en mayo en el Vaticano ante el papa Francisco, quien aceptó la renuncia de cinco de ellos. En cuatro casos se debió al escándalo sexual de la iglesia. Las dimisiones continuarían, y se especula que Ezzati podría ser uno de los próximos.

Los obispos chilenos sostuvieron una asamblea extraordinaria esta semana, tras la cual volvieron a pedir perdón por haber "fallado" a las víctimas de abuso, y revelaron una lista de 42 sacerdotes y un diácono que han sido condenados por la Justicia civil o la canónica.

Las decenas de denuncias en contra de obispos, sacerdotes y diáconos por abusos mantienen a la iglesia chilena en la peor crisis de su historia.