La Paz, Bolivia | AFP

Miles de estudiantes de una universidad pública llegaron este jueves a La Paz, tras caminar unos 100 km durante cuatro días desde un poblado andino en demanda de mayor presupuesto, un mes después de que uno de sus compañeros muriera en choques con la policía.

La marcha de la Universidad Pública de El Alto (UPEA), que convocó a alumnos, docentes y personal administrativo, salió de Patacamaya, 100 kilómetros al sur de La Paz, y arribó en medio de un fuerte despliegue policial, que resguardó oficinas públicas y la plaza de Armas, donde despacha el presidente Evo Morales.

Los universitarios lanzaron consignas contra el gobernante, quien se halla este jueves en visita oficial al Vaticano, pero no se registraron incidentes, como ha sucedido en jornadas precedentes cuando hubo choques con policías.

El vicerrector de la UPEA, Nelson Centellas, que encabezó la marcha, advirtió sin embargo que “vamos a tomar algunos sectores (calles) de la ciudad de La Paz y no se descartan tomar medidas drásticas” de protesta, que no especificó.

Los alumnos intentaron días atrás ocupar la plaza de Armas, con el uso de bombas molotov, pero fueron repelidos por policías, en esporádicos choques.

La protesta se produjo a casi un mes de la muerte de un universitario, por el disparo de una canica que habría realizado un policía, según versión oficial, durante violentos choques callejeros. El caso está en fase de investigación.

El ministro de Economía, Mario Guillén, uno de los responsables de negociar con la UPEA, llamó al diálogo, que ha fracasado en al menos cinco oportunidades.

El presupuesto anual de la universidad es de 403 millones de bolivianos (unos 58 millones de dólares) y necesita otros 150 millones de bolivianos más, pero el gobierno sólo le aumentó 70 millones.

El gobierno exige transparentar el gasto que -dice- la UPEA se niega a realizar.