Promete transporte y comida para manifestarse a favor de Mario Abdo Benítez, pero niega atención a necesidades de jóvenes estudiantes.

Jóvenes de diferentes pueblos y comunidades indígenas del Chaco, miembros de la Red de Veeduría Social Juvenil Indígena, manifiestan “su indignación y repudio ante el comportamiento de la actual presidenta del Instituto del Indígena (Indi), Ana María Allen”, quien había enviado un mensaje de texto a los líderes indígenas para instarlos a manifestarse a favor del presidente Mario Abdo Benítez durante la última crisis política vivida en el país. Por su parte, Allen prometía transporte y comida a quienes vinieran a apoyar a Abdo, sin embargo, la institución a su cargo dice que no cuenta con recursos para atender las necesidades de los jóvenes estudiantes indígenas.

En general, son fuertes las críticas a la gestión de Allen, a la que reclaman acción y asistencia. Como ejemplo vale recordar que de acuerdo con la Secretaría de Políticas Lingüísticas (SPL), seis lenguas indígenas están en peligro de extinción: guaná, tomárãho, manjui, ava guarani, angaite y sanapaná. Los tres primeros pueblos, proporcionalmente, tienen menos de 1% de población en comparación con los otros, esto, en palabras de la Dirección de Estadística, Encuestas y Censos, significaría que “de no tomarse medidas oportunas la disminución de los mismos podría acentuarse peligrosamente”.

Alberto Vázquez, de la Asociación de Comunidades Indígenas de Itapúa, señala que el problema de las tierras es el principal de los pueblos originarios. Celebró la resistencia de la comunidad de Tacuara’i, a la que puso como ejemplo de la situación que sufren. “Es una causa nacional, se murió un hermano en la plaza frente al Congreso”, recordó. Hipólito Acevei, referente de la Federación por la Autodeterminación de los Pueblos Indígenas, refiere que siguen resistiendo desde sus territorios, utilizando sus conocimientos y prácticas tradicionales ante un sistema económico devorador de los recursos naturales, de su propia cultura y espiritualidad.

No obstante, reconoce al Gobierno el haber promulgado durante este año de gestión un instrumento que esperen ayude en la práctica a revertir el cuadro de abandono y la falta de asistencia que rodea a las 19 pueblos indígenas del país, que pertenecen a 5 familias lingüísticas, con una población total de 112.848 personas. Se trata del “Protocolo para el Proceso de Consulta y Consentimiento Libre, Previo e Informado con los Pueblos Indígenas que habitan en el Paraguay”.

“Aprendimos que tenemos que actuar con diplomacia”, agrega Acevei durante la proyección de los documentales “Tekoha Sauce” de Leti Galeano y “Pira Hi’ypáva” de Miguel Armoa en el Centro Cultural Juan de Salazar (https://www.youtube.com/watch?v=CyyR4zRLWBo&t=150s).

Las realizaciones narran las vicisitudes de los ava guarani desplazados por Itaipú y los mbya guarani que sufrieron lo propio con Yacyretá, dos casos históricos de una injusticia que es soterrada por el poder público y que merece una urgente reparación.