Rebeca Vázquez, rebeca.vazquez@nacionmedia.com - Fotos: gentileza de Guido Penayo

Lejos de los filtros, con un estilo más bien humilde, el joven Guido Penayo conquistó las redes sociales enseñando a cocinar en el dulce idioma guaraní desde Maracaná, Canindeyú. Hoy, en su rol de influencer, busca reavivar las viejas tradiciones de Semana Santa, compartiendo las recetas de cocina más representativas de la gastronomía guaraní.

A diferencia de otros creadores de contenido, Guido Penayo Acuña incursionó en el mundo de las redes sociales por azar y ya luego aprovechó las plataformas para desarrollar su mejor talento: la cocina. Según comentó el joven, de 29 años, a La Nación del Finde, su pasión por la gastronomía se fue forjando con los saberes inculcados por su mamá por una cuestión de necesidad.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

“Soy el menor de todos mis hermanos. Los mayores se trasladaron a Asunción y Argentina a trabajar. Me quedé con mis padres y mi hermana. Por problemas de salud, ella necesita de mucha atención de parte de mis padres. Entonces, yo me quedaba a cocinar. Mi mamá me enseñaba cómo. Al principio, no me gustaba, pero luego me empezaron a salir las recetas y le agarré el gusto”, confesó el cocinero.

Guido confiesa que al principio no le gustaba cocinar, pero como le fueron saliendo bien las recetas, “le agarré el gusto”, dice

INCURSIÓN EN LAS RR. SS.

Como cualquier otro joven, Guido solía compartir parte de su rutina trabajando en la chacra en las redes, sin imaginar que en un futuro se convertiría en una de sus formas de sustento. Anteriormente, se dedicaba a la albañilería, pero todo empezó en 2017 cuando el cocinero publicó en su perfil la fotografía de un menú de comida típica paraguaya, que tuvo bastante aceptación, por lo que los internautas reaccionaron rápidamente de manera positiva, viralizando la publicación.

Ese fue el puntapié inicial que motivó al joven a continuar posteando sobre la elaboración de diversas propuestas gastronómicas. Como resultado, en la actualidad Guido se desempeña como cocinero profesional e influencer.

“Empecé a hacer los videos de forma sencilla. En el campo, todo se hace al ojo, no por cantidades. Mi mamá me grababa. No sabía ni siquiera editar. Era simplemente alguien del campo, hablando guaraní. Jamás pensé que iba a vivir de esto”, expresa Guido a La Nación del Finde.

Aunque marca presencia en casi todas las plataformas, también en YouTube, donde más alcance tiene es en Instagram donde un solo video de sus recetas puede alcanzar las 100.000 reproducciones. Sobre el estilo de su contenido para redes, el joven cocinero resaltó la sencillez y practicidad. “Hay muchas familias que no tienen todos los utensilios. Mostrar que se puede hacer con las propias manos, con ingredientes bien paraguayos, es lo principal”, añadió.

Con sus padres, Rosa Acuña y Gregorio Penayo. Su incursión en las plataformas sociales le da la posibilidad de sostener económicamente a su familia y de ganarse el cariño de paraguayos y extranjeros

SATISFACCIONES Y PROYECTOS

Al conquistar las redes con su propio estilo de cocina, Guido Penayo aseguró que se siente más que feliz de poder dedicarse a lo que le apasiona, pero también de poder contribuir con su familia. “Gracias a esto ya le ayudé mucho a mi familia, pero lo que más rescato es el cariño que me gané de la gente”, reveló.

Con miras al futuro, el joven cocinero se encuentra construyendo su propio espacio en Coronel Oviedo, un sitio donde recibir a sus seguidores, cocinar recetas tradicionales y enseñar a quienes quieran aprender más acerca de sus trucos gastronómicos.

Como buen albañil que es también, Guido construyó con sus propias manos el tatakua de su casa para la Semana Santa

EN FAMILIA, EN TORNO A LA COCINA

Guido Penayo y su familia buscan mantener vivas las tradiciones de Semana Santa y, por este motivo, se reúnen a cocinar juntos. Sus ingredientes son de fabricación casera: desde el almidón hasta el queso, todo lo fabrican juntos. Todo esto da lugar a recetas que posteriormente se viralizan en redes sociales.

Este es el caso, por ejemplo, de la chipa mandi’o que no requiere propiamente de almidón y es muy sencilla de preparar. Según la receta que brindó el joven cocinero a La Nación del Finde, se necesitan únicamente mandiocas para elaborar un puré, huevos, grasa, aunque en muy poca cantidad y harina de maíz, con queso, sal fina y anís.

“Una vez que tenés el puré de mandioca, le vas agregando los demás ingredientes y se hace rápido y sale riquísimo. Esta receta es ideal para la Semana Santa, porque no se endurece”, relató.

Lo mismo sucede con la chipa manduvi, que tiene un toque dulce para curar el abuso de tanto salado en los días santos. “Se necesita harina de maíz, maní tostado y le agregamos azúcar para pasar con algo dulce el empacho”, agregó. Todas estas preparaciones tradicionales están disponibles en sus redes sociales, donde explica el paso a paso de cada receta.

Su madre, Rosa, es su entusiasta compañera en la aventura de crear contenidos


Guido edifica su futuro. Está construyendo en Coronel Oviedo un local donde reunirse con sus seguidores y compartir sus conocimientos culinarios
Sin jamás imaginarse que tendría tanto éxito, el joven de tierra adentro empezó a subir videos y fotos de sus vivencias en la chacra familiar

Dejanos tu comentario