El caso de la joven María Sol Chávez Franco, quien falleció a raíz de una supuesta negligencia médica, tras recetarle su odontóloga, Lilia G. Espinoza, 2 gramos de flúor en comprimidos se conoció ayer. Hoy, el fiscal Luis Fernando Chamorro imputó a la profesional médica por homicidio culposo.

El fallecimiento de Chávez se produjo tras ingerir la sustancia que le fue recetada en el consultorio de Espinoza, de quien era paciente. La joven consumió 2 gramos de flúor en comprimidos a las 15 horas del 9 de abril y minutos después empezó a sentirse mal.

Dos horas después, tras agravarse su condición, la misma fue trasladada de urgencia hasta un sanatorio privado donde le realizaron un lavado gástrico. Allí, la joven tuvo un paro cardiorespiratorio por intoxicación con flúor y siete horas después, a las 22 horas, falleció.

Sus familiares acudieron hasta el Ministerio Público y realizaron la denuncia correspondiente. El fiscal Chamorro solicitó una autopsia y la extracción de muestras de sangre. En el marco de la investigación, Espinoza fue llamada a declaración indagatoria, pero se abstuvo y fue imputada por el agente fiscal.

Receta mortal de la odontóloga Espinoza para su joven paciente Chávez. Foto: Archivo

Te puede interesar: Joven fallece por supuesta negligencia médica al ingerir flúor en comprimido

Antecedentes

María Sol era una joven de 22 años de edad que seguía un tratamiento odontológico y que falleció tras sufrir una intoxicación por flúor. La medicación y la dosis se la recetó su dentista, Lilia Espinoza, supuestamente para regenerar sus huesos para un tratamiento de “reabsorción dental”.

Así lo relataron sus amigas, Lore Sotelo y Sami Rejala, a través de sus redes sociales, en las que comentaron que “María Sol, confiando en la doctora especialista, como cualquiera en su lugar, ingiere la pastilla”.

Agregaron que “40 minutos más tarde avisa a su hermana que está mal. Minutos después vomita, escupe, tiene diarrea, hasta el punto de no poder pararse por sí sola. Minutos después la llevan al sanatorio. A las 21:30 su papá la lleva en silla de ruedas a hacerse una ecografía abdominal. María Sol tuvo un infarto. La trataron de reanimar por 30 minutos, no hubo caso. Para las 22:00 nuestra querida Sol ya se encontraba sin signos vitales, falleció por intoxicación aguda”.

Lore explicó que “el flúor no tiene cura ni previene reabsorciones dentales. Ese fundamento que sostuvo la doctora es incorrecto. Ella confió en una profesional capacitada que acabó con su vida”. Por esta razón, la joven pidió Justicia. “Pido Justicia por mi mejor amiga y hermana, para que esto no quede impune, con la vida de la gente no se juega”, lamentó.

Mirá también: Operativo Hades: Detuvieron en Paraguay a pedófilo buscado en Alemania y Australia

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar