Los ministros de la Corte Suprema de Justicia realizaron ayer una nueva sesión ordinaria del pleno de la máxima instancia judicial, violando las disposiciones sanitarias ordenadas por el Poder Ejecutivo de no aglomerase en espacios reducidos. Con la actuación de los altos magistrados, la Corte no apoya al Ejecutivo en su lucha contra el COVID-19. Participaron de la sesión ordinaria de la Corte, los ministros Alberto Martínez Simón, actual presidente, Luis María Benítez Riera, Eugenio Jiménez Rolón, Carolina Llanes, César Garay, Gladys Bareiro de Módica y Manuel Ramírez Candia.

Los temas que abordaron los altos magistrados no fueron urgente por lo tanto tenían la posibilidad de quedarse en sus casas, y a ello se le suma el hecho de que el padre de un funcionario judicial fue víctima de COVID-19. Con la situación que atraviesa nuestro país con el coronavirus, los altos magistrados deben analizar si corresponde seguir sesionando la próxima semana. De acuerdo a los médicos, los ministros se exponen al COVID-19 de forma innecesaria al sesionar normalmente en un sitio no muy amplió por lo que se recomienda que ya no lo hagan para evitar el contagio del referido virus.

JUZGADOS CIVILES

También el pleno de la Corte Suprema de Justicia aprobó ayer habilitar los juzgados civiles de la capital que tienen expedientes electrónicos para que los profesionales del derecho puedan presentar nuevas demandas, así como escritos en los diferentes juicios civiles que se tramitan en Asunción. La determinación de la máxima instancia judicial se da por pedido de los diferentes gremios de abogados que a través de notas solicitaron a los integrantes de la máxima instancia judicial buscar una salida para que los abogados puedan trabajar. La apertura del expediente electrónico en los juzgados civiles será a partir del 30 de marzo hasta el 8 de abril. El presidente de la Corte Suprema, Alberto Martínez Simón, aclaró que “no se permitirá el ingreso de ningún abogado a la sede del Palacio de Justicia”.