La Sala Penal de la Corte Suprema de Justi­cia, integrada por los ministros Carolina Llanes, Manuel Ramírez Candia y Luis María Benítez Riera, confirmó la condena de 17 años de cárcel para Francisco Javier Espínola, considerado cabecilla de una red interna­cional de tráfico de drogas.

La máxima instancia judi­cial declaró inadmisible el recurso de casación presen­tado por la defensa del con­denado, señalando que “el recurrente centra sus agra­vios en la labor del Tribu­nal de Sentencia, y de esta manera omite indicar en qué consistió el vicio del que supuestamente adolece el fallo del Tribunal de Alzada, así como tampoco señala las razones por las que considera que la resolución recurrida es infundada”, en la resolución.

Por otra parte, agrega que “las circunstancias mencio­nadas imposibilitan cono­cer las razones que demues­tren la existencia de vicios denunciados por el casa­cionista, por lo que corres­ponde declarar inadmisible el recurso de casación inter­puesto por la defensa del condenado”, confirmando así la sentencia.

ANTECEDENTES

De acuerdo a los anteceden­tes del presente caso, el 18 de enero del 2015 se incautaron, en territorio chileno, unos 587 kilos de marihuana prensada, distribuidos en 774 paquetes o ladrillos. El cargamento fue trasladado desde Paraguay en un camión tipo semirremol­que de la empresa Los Tri­gales, con sede en Mariano Roque Alonso, Central. El decomiso se realizó en el marco de la operación “Viñe­dos”, que fue ejecutada con apoyo de la Policía de Investi­gaciones de Chile (PDI). Pre­cisamente, ambas institucio­nes ya venían siguiendo desde hacía un tiempo los pasos de la citada estructura criminal, que operaba desde Paraguay y que tenía importantes rami­ficaciones en el país trasan­dino, conforme a la investi­gación fiscal-policial.