El diputado Ulises Quintana recusó este viernes a la jueza Alicia Pedrozo por imparcialidad manifiesta. La magistrada debía determinar si el legislador regresaba o no a la cárcel por el proceso en su contra por supuestos vínculos con el narcotráfico.

De esta manera, el parlamentario de Colorado Añetete sigue “chicaneando” para no enfrentar el proceso judicial en su contra. El legislador está acusado por la Fiscalía y con pedido de juicio oral por los delitos de narcotráfico y lavado de dinero, la expectativa de pena es de 5 a 20 años de cárcel.

“En la audiencia hemos expuesto que el peligro de obstrucción no existe porque la investigación fiscal concluyó. Tampoco hay un intento de fuga”, dijo Óscar Germán Latorre, abogado del diputado.

El 6 de julio pasado, la jueza Magdalena Narváez le otorgó la libertad ambulatoria a Quintana. El 25 de julio, la Cámara revocó esa resolución, por hallar graves errores procesales, y ordenó que se vuelva a hacer la diligencia.

Ulises Quintana fue procesado por su supuesto vínculo con el sonado caso “Berilo". Lo acusan de formar parte de un esquema del presunto narcotraficante Reinaldo Cabaña, alias “Cucho”.