Aldo Ariel López González, de 40 años, el médico imputado por el feminicidio de Mayra Thalía González, de 23 años, se sacó la vida en la zona de Admisión de la Penitenciaría de Tacumbú, esta mañana a las 10:45, confirmó la ministra de Política Criminal, Cecilia Pérez.

El médico anestesista es principal sospechoso del feminicidio de su pareja luego de confirmarse que se trató de una muerte violenta que dejaban al descubierto indicios de feminicidio. López se presentó ayer en el Poder Judicial para su imposición de medidas. La jueza Alicia Pedrozo ordenó su inmediata prisión preventiva en la cárcel de Tacumbú.

El cuerpo se encontró en su celda dentro del área de admisión, sitio donde se ahorcó aparentemente con una sábana de la viga del techo. Esta área se encuentra al margen del resto de la población penal. Al lugar llegó un forense para proceder al levantamiento del cuerpo, que guardaba reclusión en compañía de una persona debido al riesgo de vida.

Estaba vigilado

Médico forense ingresa al penal de Tacumbú. Foto: Gentileza 970 AM
Médico forense ingresa al penal de Tacumbú. Foto: Gentileza 970 AM

“Estaba en admisión, le pusimos con un capataz justamente porque corría riesgo su vida al tratarse de un hecho delictivo de violencia extrema. Hace 45 minutos me informaron del hecho. Se comunicó a la Fiscalía que realizará la investigación”, expresó Joaquín González, director de Establecimientos Penitenciarios, en contacto con 1080 AM.

Este capataz durmió toda la noche en su compañía para vigilar al médico y evitar que se saque la vida. Sin embargo, esta mañana se retiró del sitio, momento en que López decidió quitarse la vida utilizando una sábana o una toalla que se encontraba en la celda, según González.

El Director de Establecimientos Penitenciarios señaló que desconoce si López era fármaco dependiente, ya que no se presentó ningún documento al respecto. “Hoy iba a pasar por todos los trámites de rigor de admisión que lleva de 15 a 30 días. Es un pabellón donde tenemos de 70 a 80 personas, donde hay 2 a 3 guardias. Pudo haber utilizado una toalla o una sábana”, afirmó González.