Un Tribunal de Sentencia, integrado por los jueces Elva Silva Amarilla y Gustavo Arzamendia, condenó a 12 años de cárcel a Elsa Elizabeth Gatzke tras hallarla culpable de trata de personas con fines de explotación laboral. La fiscala María Isabel Arnold sostuvo la acusación durante el juicio oral y arrimó todos los elementos para llegar a la sentencia.

El hecho ocurrió en la localidad de Natalio, departamento de Itapúa, y resultaron víctimas dos adolescentes de 13 y 15 años, ambas huérfanas de madre y provenientes de un hogar de extrema pobreza.

La Fiscalía probó que las víctimas fueron a vivir a la casa de la hoy condenada bajo la promesa de hacerlas estudiar y suministrarles cuidados; sin embargo, eran sometidas a trabajos forzosos, ya que fabricaban carbón y para ello acarreaban troncos del monte.

También eran obligadas a trabajar en la chacra, donde carpían y arrancaban yuyos con las manos, incluso bajo lluvia. Se encargaban de alimentar a los cerdos criados en gran cantidad y en una cancha de vóley atendían a hombres sirviendo bebidas alcohólicas. Las adolescentes debían despertar a las 4:00 y acostarse a las 2:00 de la madrugada.

Igualmente, se pudo probar que un tío de las adolescentes, ya mayor de edad, era explotado laboralmente. Cobraba G. 20 mil semanales y trabajaba de 6:00 a 20:00. La hoy condenada les prohibía comunicarse con sus familiares.

RESCATE

Las víctimas, a consecuencia de la actividad que realizaban en la fábrica de carbón sin protección alguna, tuvieron problemas de salud y hasta pérdida de audición.

Ambas fueron rescatadas y albergadas en un hogar dependiente del Ministerio de la Niñez. Reciben contención de psicólogas y trabajadoras sociales del Equipo Técnico de la Unidad Especializada.