El Consejo de Superin­tendencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) del 2016, integrado en ese entonces por los ministros Alicia Pucheta de Correa, José Raúl Torres Kir­mser y Miryam Peña, había ordenado un sumario admi­nistrativo y tras este la apli­cación de una sanción de cinco jornales a la entonces jefa de división de Inspecto­ría, Lilian Giovanna Luras­chi Larrosa, hoy directora interina de Recursos Huma­nos de la máxima instancia judicial.

El pasado martes 3 de setiem­bre, el pleno de la CSJ, en mayoría, designó en carác­ter de directora interina de la Dirección de Recursos Humanos a Lilian Luras­chi, amiga de Nury Llanes, hermana de la ministra de la Corte Carolina Llanes, quien asumió el alto cargo hace meses, de la mano del presi­dente de la República, Mario Abdo Benítez. Con el nom­bramiento de Luraschi, vol­vió el “amiguismo” a la Corte.

En la Resolución Nº 255 del Consejo de Superintendencia de la máxima instancia judi­cial, caratulada “Sumario administrativo a la funcio­naria Lilian Luraschi sobre presuntas irregularidades en el ejercicio de sus funcio­nes”, consta que se resolvió aplicar una multa de cinco jornales a Luraschi, tras ser encontrada culpable de fal­tas graves en el ejercicio de sus funciones, como revisar en pleno horario laboral los portales digitales Youtube, Amazon, Facebook y otras páginas web no autorizadas por la institución.

De acuerdo a la resolución, que tiene la firma de los tres ministros, “las infracciones comprobadas en el presente sumario son calificadas de graves, por lo que atendiendo al cargo de jerarquía que la sumariante detenta, la forma de realización de las infrac­ciones y la importancia del daño causado a la División de Inspectoría, dependiente de la Dirección de Recur­sos Humanos, corresponde aplicar una multa, así como lo establece el artículo 22, inciso A, de la acordada Nº 709/2011”.

DENUNCIA

El sumario se inició a raíz de una denuncia formulada por un funcionario depen­diente de la División de Ins­pectoría a cargo de Luras­chi. De acuerdo al relato de los hechos, Luraschi obligaba a sus funcionarios a realizar trabajos particulares, como llevar comida al cursillo de la facultad de su hija, trami­tar documentos particulares de su concubino, Armando Rodas, actual director del Coro de la CSJ.