El Círculo Paraguayo de Médicos (CPM) se adhiere en todos sus términos a la denuncia pre­sentada por el doctor Alexis Gallagher Domínguez con­tra la fiscala Stella Mary Cano en sociedad con el abogado Andrés Casati.

Gallagher había sido impu­tado por supuesta mala pra­xis por la realización de una cirugía de lipoescultura a la paciente Celia Samudio, lle­vada a cabo en el Sanatorio Americano, que culminó con una necrosis en el abdomen. Sin embargo, el doctor afirma que el único fin de la imputa­ción es un proceso de extor­sión llevado a cabo por la fis­cala y el abogado.

Ante esto, Gloria Meza, pre­sidenta del CPM, remitió una nota al Jurado de Enjui­ciamiento de Magistrados (JEM) en la que sostienen que no están dispuestos a tolerar la criminalización del acto médico llevada a cabo por servidores del Ministerio Público, quienes utilizan la figura dolosa con pena de cár­cel para intimidar y extorsio­nar a trabajadores de la salud, que casi en la totalidad de los casos culmina con la capitu­lación del personal de blanco, en un trágico silencio de coi­mas y arreglos por fuera de la justicia y la verdad.

Por su parte, el doctor denunció a la fiscala por mal desempeño de funciones, parcialidad manifiesta, des­conocimiento de la ley, vio­lación de garantías consti­tucionales y persecución de inocentes, pidiendo que se investigue el caso y sea sepa­rada del Ministerio Público.

Gallagher asegura que todas las denuncias son falsas y que la intervención quirúr­gica fue correcta, pero que la mujer se hizo la curación con otro profesional y que ahora busca extorsionarlo denun­ciándolo por mala praxis. “Casati directamente me quiso extorsionar, dijo ‘o te vas a la cárcel o cuánto estás dispuesto a pagar’. Yo me negué porque estoy muy seguro de mi trabajo”, agregó.

De acuerdo a la paciente, el médico cometió negligen­cia al observar que la herida empeoraba, sin derivar la atención de la misma a otro especialista.