La Cámara de Apelaciones, integrada por los camaristas Gustavo Santander, Gustavo Ocampos y Pedro Mayor Martínez, ratificó que el paciente Félix Alberto Cuenca Duarte, quien profesa la religión de testigo de Jehová (una rama del cristianismo que no permite la transfusión de sangre) sea sometido a una transfusión de sangre en el Hospital de Policía Rigoberto Caballero. En primera instancia, el juez penal de Garantías, Miguel Ángel Palacios, hizo lugar al amparo promovido por el comisario general inspector Ricardo Scavenius, director del mencionado centro asistencial, quien recurrió a la Justicia debido a que el paciente se negó al procedimiento médico para salvar su vida.

Los integrantes del tribunal señalaron en su fallo que “ante el riesgo en que se encuentra el paciente referido, por razón de su afección o patología presentada, no se ha demostrado tampoco en el expediente judicial que existen otros procedimientos alternativos al de la transfusión de sangre para salvar en forma segura su salud y su vida, por lo que corresponde confirmar la resolución dictada en primera instancia por el juez Palacios”.

Por su parte, el director del Hospital tuvo que presentar un amparo contra Félix Cuenca, cayendo este en el juzgado a cargo del magistrado Palacios, quien hizo lugar a la acción y ordenó a los profesionales médicos realizar el procedimiento para salvar la vida del paciente. Ante esta situación, Cuenca se opuso y apeló la resolución, que ayer fue ratificada por la Cámara de Apelaciones.

OTRO CASO

Meses atrás, el Hospital de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) presentó un amparo judicial para realizar una transfusión de sangre a Linia Ayala González, quien ingresó con un cuadro grave de salud y se negó a realizarse el tratamiento, por lo que los médicos recurrieron a la Justicia y obtuvieron una decisión favorable.

Luego la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, en mayoría, integrada por Miryam Peña, Miguel Óscar Bajac y Gladys Bareiro de Módica, dio trámite a la acción de inconstitucionalidad planteada por Eduvigis Fariña, marido de Lidia, quien también profesa la religión de los testigos de Jehová, que pretende se declare inconstitucional la sentencia del Tribunal de Apelación en lo Civil y Comercial de Central, que confirmó que su esposa sea sometida a una transfusión de sangre a pesar de profesar dicha religión.