El pleno de la Corte Suprema de Justicia aprobó ayer durante la sesión de la máxima instancia judicial el proyecto de racionalización de gastos para este segundo semestre del 2019. La propuesta fue hecha por el presidente de la Corte, Eugenio Jiménez, y tuvo el apoyo de todos los altos magistrados. Con el mencionado proyecto se pretende ahorrar y distribuir correctamente G. 13 mil millones que serán destinados a cubrir las necesidades más importantes en la Corte para así brindar un mejor servicio a la ciudadanía.

Asimismo, los integrantes de la Corte decidieron que los miembros del Consejo de Administración Judicial (CAJ) ya no perciban el beneficio de gasto de representación y de bonificación por responsabilidad en el cargo. El pedido fue hecho por el ministro Manuel Ramírez Candia, quien fue claro al señalar que los integrantes del CAJ no representan a la Corte sino que la representación de la máxima instancia judicial son los magistrados judiciales.

Con la resolución de los ministros de la Corte, los integrantes del Consejo de Administración Roberto Torres, Alberto Martínez Franco, Luz Antúnez y Edward Vittone Rojas ahorrarán en bonificaciones por cargo la suma de G. 445 millones. Mientras que también se suspende el pago de gastos de representación, donde se tendrá un ahorro de G. 143 millones. Cada integrante del CAJ ganaba mensualmente la suma de G. 30 millones, incluso más que un magistrado judicial.

Igualmente, el proyecto de racionalización prevé evitar la contratación de nuevos funcionarios para el Poder Judicial, así como el pago de horas extras donde se tendrá un ahorro de G. 6.000 millones. También se suprimen las compras de bocaditos, arreglos florales y obsequios. En ese sentido, se evitará pagar la suma de G. 300 millones.